¿Cómo queremos que sean nuestras relaciones de pareja?

El Día de los Enamorados o de San Valentín que actualmente se celebra en nuestras sociedades occidentales, comenzó a festejarse a finales del siglo XIX en el mundo anglosajón y ha llegado hasta nuestros días. El día 14 de febrero se difunden mensajes sobre los beneficios del amor romántico desde los centros comerciales y de ocio, la televisión, la prensa, la radio y desde los puntos más inimaginables de nuestros ordenadores y las redes sociales. La literatura, el cine, la poesía, la música y los medios de comunicación refuerzan la idea de que la manera más privilegiada y satisfactoria de ser feliz, es la pareja. Pero no en una pareja cualquiera, sino en aquella que entiende el amor como una fusión. Aunque ha habido cambios de mentalidades en las últimas décadas, sigue teniendo mucha fuerza el ideal de “pareja heterosexual, con hijos y para toda la vida”. En nuestra sociedad persisten muchos mitos sobre el amor y la pareja. Algunos de ellos son muy conocidos como los que muestran muchas películas de dibujos animados donde las princesas se casan con los príncipes azules que han acudido a salvarlas, como transmiten algunas melodías que cantan “sin ti no soy nada”, “te quiero más que a mi vida” y “mátame de pena, pero quiéreme” o, como dictan algunos refranes como “el amor mueve montañas”, “el amor todo lo puede” o “el amor es ciego”. Éstas son algunas de las ideas que construyen la idea del amor fusión. Éste por un lado, refuerza la idea de que es necesario o imprescindible tener pareja para ser feliz. En él nos fundimos con la otra persona, dejamos de ser dos para convertirnos en uno, porque nuestra pareja es la persona que nos complementa, nuestra media naranja, nuestra alma gemela. Se corre el riesgo de concebir al otro como una propiedad, porque formamos parte el uno del otro como dice el estribillo “toda de arriba abajo, toda entera y tuya, toda aunque mi vida corra peligro”. Por otro lado, éste justifica ideas como “en el amor todo vale” o “si nos queremos, qué más da todo lo demás”. Crea la falsa idea de una relación en constante armonía y reciprocidad. Además, inspira el pensamiento de que ese amor dura para siempre y, por lo tanto hay que asumir que por amor hay que aguantar y, como dice el dicho “quien bien te quiere te hará sufrir”.
Todos estos mensajes dejan poco espacio para la reflexión sobre cómo queremos que sean nuestras relaciones personales en general, y las de pareja en particular. Provocan malestar y frustración a muchas personas que no quieren o no pueden encontrar ese tipo de amor. Y lo peor de todo es que pueden llegar a justificar relaciones de control, de abuso e incluso de malos tratos. Estas ideas favorecen que idealicemos las relaciones de pareja y la idea del romanticismo. Y es que este amor entendido como una fusión estimula que nos enamoremos del amor y de la idea de tener pareja por encima de todo, incluso de otros criterios y valores que en otros ámbitos de nuestra vida consideramos fundamentales. Se corre el riesgo de que dejen de ser importantes otros amores y otras relaciones como la familia o las amistades. Potencia el aislamiento en la relación de pareja. Dificulta que percibamos con realismo determinados hechos y los justifiquemos por amor. Como por ejemplo, que tu pareja te controle porque siente celos por cómo te vistes, con quién sales o cuánto tardas en responderle un mensaje de WhatsApp. Facilita que olvidemos que los celos no son un índice del amor que sienten por ti, sino que más bien resaltan el deseo de tener a la otra persona como posesión y, una muestra de inseguridad. También se pueden llegar a justificar cosas muy negativas por amor, para mantener la pareja por encima de todo, aunque nos haga infelices o nos haga daño. Estas fantasías fomentan el inmovilismo y el conformismo de algunas parejas que llevan años manteniendo relaciones insatisfactorias o destructivas.

 

Tenemos que apostar por una educación formal y consciente sentimental, en la que se aprenda y se reflexione sobre las emociones y las relaciones, al igual que aprendemos sobre otros materias. Es importante que podamos desarrollar una capacidad crítica sobre las concepciones del amor mencionadas para poder ser más conscientes del tipo de relaciones que queremos construir. Donde el amor sea muy importante, pero donde también haya límites. Porque aunque el amor puede ser una fuente de felicidad en nuestras vidas, no es exclusivo de la pareja y no siempre puede con todo. Donde la calidad de la relación sea más importante que el tener o no pareja. Donde aceptemos la existencia de conflictos que puedan surgir en su seno, como en cualquier relación. Asumiendo que hay que abordarlos y aprender a gestionarlos de la manera más constructiva posible pero, estableciendo los límites de lo inaceptable. Donde siga habiendo espacios para otras relaciones personales y para uno mismo. En la que tengamos la libertad de elegir con quién queremos estar independientemente de su género y su identidad sexual. En la que no haya unas normas rígidas y preconcebidas, sino que pueda ser un espacio en construcción en el que ambas partes de la pareja tengan condiciones de igualdad y libertad para elegir cómo quieren que sea esa relación. Donde cada parte de la pareja no desaparezca. Porque una pareja son tres partes: una persona, otra persona y la relación. No somos medias naranjas, somos naranjas bien enteras.

 

Irmina Saldaña Alonso
Médica de Familia y Salud Comunitaria de Atención Primaria en Madrid. Miembro del Grupo de Trabajo de la Mujer de la Somamfyc y del Colectivo Por los Buenos Tratos de la ONG acciónenred Madrid

 
Bibliografía
• El mito del amor y sus consecuencias en los vínculos de pareja. Pilar Sampedro (Página Abierta, 150, julio de 2004): http://www.pensamientocritico.org/pilsan0704.htm
• Parejas adolescentes: del amor y sus límites. Miren Izarra Pérez. María Jesús Pinto. Lidia Arroyo Prieto. Cristina Brullet. Malestares: infancia, adolescencia y familias. Barcelona: Grao, 2008 pp: 169-220: http://adolescenciayjuventud.org/referencias-bibliograficas/en/db/10/590/4468+.html/order_by/anno/order/asc
• La pareja rota: familia, crisis y superación, Luis Rojas-Marcos (2003)
• El programa Por los Buenos Tratos, puesto en marcha por la ONG acciónenred estatal: http://www.porlosbuenostratos.org/el-programa/

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: