No es un 8M cualquiera #8M2021

Este 8 de marzo de 2021, Día Internacional de las Mujeres, queremos resaltar la importancia del género en la vida y en la salud, más aún en situaciones de crisis en las que sabemos que se agudizan las desigualdades.

Desde el Grupo de Trabajo (Gdt) Atención a la Mujer de la Sociedad Madrileña de Medicina Familiar y Comunitaria (SoMaMFyC) queremos hacer eco de las inequidades y la doble discriminación que están viviendo las mujeres durante la pandemia del virus SARS-CoV-2. A pesar de los avances progresivos que se han conseguido gracias a las reivindicaciones feministas en las últimas décadas en nuestro país y en el mundo, aún queda por avanzar y afianzar los logros conseguidos.

Como señala en una de sus últimas publicaciones Amnistía Internacional: “La Atención Primaria en España ha sufrido dos pandemias: la de la COVID-19, y la de la gestión sanitaria, que ha adolecido de una falta de planificación e inversión suficiente para afrontar la primera, situando este servicio entre el abandono y el desmantelamiento”. Debido a esto, muchas personas están sufriendo graves consecuencias para su salud. Las consecuencias están siendo todavía más potentes para las mujeres, sobre todo para aquellas más vulnerables como las inmigrantes o con discapacidades. Hoy en día las mujeres siguen siendo las que se encargan de la mayoría de los cuidados formales e informales, por lo que están sufriendo de manera desproporcionada el impacto de una atención primaria desbordada 1.

De acuerdo con un informe sobre el Impacto de Género de la covid-19 publicado por el Instituto de la Mujer, las mujeres representan el 70% del personal sanitario a nivel mundial, el sector más golpeado por la pandemia, debido principalmente a la falta de personal, el incremento de la carga laboral y horaria, la sobreexposición al virus y la escasez de material. Este estudio señala que «la crisis generada por el coronavirus ha situado a los cuidados en el centro y a las mujeres en la primera respuesta a la enfermedad» 2.

Sin embargo, según el artículo del BMJ Global Health “Symptoms of a broken system: the gender gaps in COVID-19 decision-making» (Síntomas de un sistema roto: las brechas de género en la toma de decisiones de COVID-19) solo el 3,5% de los 115 órganos de toma de decisiones y asesores identificados COVID19 de 87 países tenían paridad de género. Predominan los hombres 85,2%. Si bien las mujeres constituyen el 70% de la fuerza laboral de salud mundial, solo ocupan el 25% de los puestos de alto nivel de toma de decisiones. Esta exclusión crea un círculo vicioso donde las perspectivas y el conocimiento de grandes segmentos de la población continúan excluidos. Hay datos que indican que los países con mujeres líderes se han asociado con la implementación de respuestas COVID-19 muy efectivas y han sido mejores en la reducción de los impactos negativos del COVID-19 3.

Como recordábamos en nuestro Plis Plas del Congreso de la SoMaMFyC 2020 apostamos por una Atención Primaria Comunitaria y con perspectiva de Género porque nos sobran las razones. La salud percibida de las mujeres es peor que la de los hombres y ésta empeora aún más con las crisis económicas. Estas diferencias existen en todos los países del mundo y se dan en todas las etapas de la vida. Los roles de género empeoran la salud de nuestras niñas. Desde los 6 años las niñas tienen peor salud percibida y una peor autoestima. Porque el género es uno de los determinantes sociales que atraviesa todos los problemas de salud. Sabemos que existen Sesgos de Género en la atención sanitaria, siendo el ejemplo más conocido el dolor precordial. Estos sesgos conllevan un retraso diagnóstico, disminución del esfuerzo terapéutico y medicalización. Las tareas de los cuidados no remunerados siguen recayendo sobre las mujeres, con el deterioro de la salud que esto supone. Sabemos que la participación comunitaria supone una mejora para la salud. Y las mujeres se asocian y reivindican cambios. Los datos nos indican que tenemos una sociedad cada vez más feminista, y sin embargo la igualdad aún queda lejos. Con la pandemia por covid19 ha supuesto un riesgo para la salud de muchas mujeres ya que el confinamiento ha obligado a que muchas hayan pasado más tiempo con la pareja que las maltrata, y en muchos casos se han intensificado las tareas de los cuidados que habitualmente recaen sobre ellas. La violencia de género sigue existiendo en nuestras sociedades, como los vuelve a constatar los datos de la Macroencuesta de violencia contra la mujer en 20194.

Plis Plas A Mujer Presentación XXVIII Congreso de la SoMaMFyC 2020

Hoy la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc) homenajea el 8 de marzo de 2021 poniendo en marcha una sección en su web en la que reúnen contenidos publicados a lo largo de los años que dejan en abierto durante los próximos días para que todo el mundo tener acceso a ellos. Quedan accesibles el número especial de la revista AMF publicado en Mayo de 2020 titulado MUJER y SALUD, el enlace a los artículos con categoría “género” de la revista Comunidad, el número especial sobre “Feminismo y Salud” conocido con “El Lancet Feminista” publicado el 9 de febrero de 2019 que denunciaba la todavía existente desigualdad de género en el ámbito científico, la mesa en la que participó una de nuestras compañeras del Gdt en el congreso de Semfyc de 2019 “Enfoque de género. Unas gafas violeta para la consulta” que abordaba los sesgos de género y la morbilidad diferencial, abogando por un trabajo con perspectiva de género en nuestro día a día de la consulta, y las últimas recomendaciones de actividades preventivas en la mujer de la Actualización PAPPS de noviembre de 2020 5.

Sigue siendo necesario fortalecer las medidas institucionales que potencien la corresponsabilidad como la ampliación de permisos de maternidad y paternidad igualitarios y flexibles, una normativa que favorezca la conciliación de la vida personal y laboral en un sentido más amplio, más recursos públicos en educación infantil y las tareas de cuidados de menores y personas dependientes, más medidas que eviten la precariedad laboral y estrechen cada vez más la brecha laboral entre mujeres y hombres (tanto para facilitar su acceso al mundo del empleo, como que éste sea de calidad y remunerado de manera igualitaria)…

Porque somos MÉDICAS de familia y salud comunitaria y estamos muy orgullosas de serlo, reiteramos nuestro compromiso por la lucha de los derechos de las mujeres. Reiteramos nuestra apuesta por pasar consulta con las gafas moradas puestas, ser conscientes de todos los problemas que hemos nombrado. Seguir investigando con perspectiva de género. La medicina de familia tiene que pasar consulta “mirando a la calle”. Porque la nueva Atención Primaria será comunitaria y feminista o no será.

Autora: Dra Irmina Saldaña Alonso, miembro del Gdt Atención a la Mujer de la Somamfyc

Bibliografía

  1. La otra pandemia. Entre el abandono y el desmantelamiento: el derecho a la salud y la Atención Primaria en España, Amnistía Internacional, febrero 2021  
  2. Informe en Impacto de género Covid-19, Instituto de las Mujeres, Ministerio de Igualdad, Gobierno de España
  3. Symptoms of a broken system: the gender gaps in COVID-19 decision-making BMJ Global Health
  4. Plis Plas Gdt Atención a la Mujer SoMaMFyC, Presentación XXVIII Congreso de la SoMaMFyC 2020: Plis Plas A Mujer
  5. La semFYC pone el Abordaje de la salud de la mujer en la agenda del 8-M
A %d blogueros les gusta esto: