VIOLENCIA SEXUAL EN EL ÁMBITO LABORAL

La violencia sexual es definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “todo acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual, los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados, o las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una persona mediante coacción por otra persona, independientemente de la relación de ésta con la víctima, en cualquier ámbito, incluidos el hogar y el lugar de trabajo”1. Según la última estadística recogida por el Instituto de la Mujer en 2017 un 95,7% de los delitos contra la libertad e indemnidad sexual son cometidos por hombres2. Así, estamos ante un tipo de violencia ejercida predominantemente contra la mujer y, por lo tanto, hablaremos de la violencia sexual como un tipo de violencia de género.

 

La violencia sexual en el ámbito laboral es aquel tipo de violencia sexual que se desarrolla en el entorno laboral y que está tipificada por el Código Penal español3. El Convenio de Estambul (“Convenio del Consejo de Europa sobre la prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica”)4, aprobado en 2011 y ratificado y publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en 20145, indica que la violencia de género no se da solo en el ámbito familiar, de la pareja o ex-pareja. Así, la Ley Integral de Violencia de Género de la Comunidad de Madrid de 20056 ya incluía el acoso sexual laboral como un tipo de Violencia de Género. Sin embargo, y a pesar de las cifras que tenemos registradas, la Ley de Violencia de género Estatal7 no incluye el acoso sexual como un tipo de violencia de género, cosa que creemos esencial que se modifique para poder poner fin a este problema.

 

Gracias a la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer de 20158 pudimos aproximarnos a la extensión del problema de la violencia sexual por parte de las parejas, exparejas o terceros. La Macroencuesta concluyó que un 13,7% de las mujeres residentes en España mayores de 16 años han sufrido algún tipo de violencia sexual a lo largo de su vida. Asimismo, se estima que solamente un 3% de las mujeres que sufren acoso en España denuncian a su acosador9.

 

Existen tres tipos de acoso sexual laboral, a saber10:

  1. Coerción sexual: situaciones en las que las condiciones del empleo de la mujer acosada dependan de la cooperación sexual de ésta con el acosador o sus cómplices. Ejemplos de estas conductas serían el chantaje sexual, la amenaza de despido si no se mantienen relaciones sexuales con el acosador, etc.
  2. Atención sexual no deseada: expresiones de tipo romántico o sexual que no son bienvenidas, no son correspondidas y son ofensivas para la mujer que las recibe. Este tipo de acoso conlleva aproximaciones de tipo sexual, pero no implica recompensas profesionales o amenazas para forzar el cumplimiento de las mismas. Algunos ejemplos serían tocamientos no deseados, abrazos, caricias y solicitudes persistentes de citas por parte de un compañero de trabajo a pesar de la negativa de la mujer.
  3. Acoso ambiental: es el más frecuente de los tres. Se trata de actitudes insultantes, hostiles y degradantes hacia los miembros de un género, habitualmente el femenino. Este tipo de acoso engloba un amplio rango de comportamientos verbales y no verbales que no pretenden conseguir beneficios sexuales, pero que generan un clima de desigualdad para ambos géneros. Ejemplos de este tipo de conductas serían hacer chistes sobre mujeres o sobre que las mujeres no saben cómo liderar en el espacio de trabajo.

 

Figura 1. Relación entre comportamientos discriminatorios, discriminación de

sexo, acoso sexual, acoso de género y acoso ambiental.

sexual harassment

 

La repercusión mediática de este tipo de violencia de género se ha incrementado enormemente desde el nacimiento del movimiento Me Too en 2017. Dicho movimiento surgió para denunciar públicamente la agresión sexual y el acoso sexual laboral, a raíz de las acusaciones de abuso sexual contra el productor de cine y ejecutivo estadounidense Harvey Weinstein. En el mundo biomédico ha ocurrido algo similar a raíz de la publicación en 2018 del informe titulado “Acoso sexual hacia las mujeres. Clima, cultura y consecuencias en Ciencias, Ingenierías y Medicina”, redactado por la National Academy of Sciences, Engineering and Medicine10. Dicho informe concluyó que “más de un 50% de las docentes y las mujeres del personal de la universidad y entre un 20-50% de las estudiantes han experimentado o sufren conductas de acoso sexual en el ámbito académico”. Asimismo, el informe concluye que este tipo de acoso es más frecuente entre las estudiantes de Medicina que el resto de estudiantes10.  Estos datos, cuanto menos alarmantes, han causado un fuerte impacto en la comunidad científica y de ellos se han hecho eco importantes revistas como el New England11, el JAMA12 o el Lancet de febrero de 201913, redactado exclusivamente por mujeres sobre temas relacionados con género y feminismo.

 

Conocer la percepción social sobre la violencia sexual en el ámbito laboral es fundamental para mejorar el diseño de las políticas públicas dirigidas a la erradicación de la violencia de este tipo14. Un entorno social que acepta o incluso apoya la violencia sexual en alguna circunstancia, contribuye a crear un clima de tolerancia que facilita que los agresores mantengan su conducta y dificulta que las víctimas revelen la violencia sufrida14. Asimismo, la percepción social de que este fenómeno es raro puede incrementar paradójicamente la estigmatización y dificultar el proceso de denuncia15. Por otra parte, el desconocimiento del carácter machista de algunas actitudes en el lugar de trabajo, contribuye a la perpetuación del acoso sexual laboral y la imposibilidad de acabar con estas conductas. Mejorar la consciencia social sobre este fenómeno, bajando el umbral de tolerancia que tenemos hacia el mismo, contribuiría a visibilizar muchos más casos de acoso sexual y a disminuir el número de conductas de este tipo en el ambiente laboral.

 

Figura 2. Consciencia social sobre el acoso sexual

iceberg violencia

 

 

Así, la erradicación de la violencia sexual no puede lograrse sin abordar las actitudes sociales que la toleran o justifican14. Sin embargo, a nivel nacional, únicamente hemos encontrado en la bibliografía un trabajo del año 2018 realizado la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género14 que midió la percepción social de la violencia sexual en el ámbito laboral. Dicho trabajo concluyó que entre un 2,4% y un 4,8% de los encuestados consideran que las mujeres inventan, exageran o promueven el acoso sexual; entre un 6,1% y un 8,4% consideran que el acoso sexual es un comportamiento romántico inherente a los hombres; y entre un 33,4% y un 40,9% de los encuestados muestran algún grado de acuerdo con que la mujer es la responsable de controlar y frenar el acoso sexual que sufre14. Este estudio es una primera aproximación a los factores que contribuyen a la perpetuación del acoso sexual laboral.

Siguiendo la línea de este trabajo, un grupo de residentes del Área Sur del Servicio Madrileño de Salud nos hemos propuesto diseñar un estudio para medir la percepción de los trabajadores de nuestra Área de Salud sobre el acoso sexual en el ámbito laboral. Asimismo, desde el Grupo de Trabajo de Atención a la Mujer consideramos esencial que se hagan protocolos en los centros de trabajo y se eduque en la equidad y la igualdad de género para erradicar ésta y todas las formas de violencia de género.

Autora: Ana Pereira Iglesias, residente de la especialidad de MFyC

 

BIBLIOGRAFÍA

 

  1. Organización Panamericana de la Salud, Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud. (2002). Informe mundial sobre la violencia y la salud: resumen.
  2. Instituto de la Mujer (s/f). Extraído el 12 de junio de 2019, de http://www.inmujer.gob.es/MujerCifras/Violencia/DelitosLibertadSexual.htm
  3. Ley Orgánica 15/2003, de 25 de noviembre, por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal. Extraída el 12 de junio de 2019, de http://www.boe.es/boe/dias/2003/11/26/pdfs/A41842-41875.pdf
  4. Convenio de Estambul sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica. (2011). Extraído el 12 de junio de 2019 de https://rm.coe.int/1680464e73
  5. Boletín Oficial del Estado. Instrumento de ratificación del Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra la mujer y la violencia doméstica. (2014). Extraído el 12 de junio de 2019 de https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2014-5947
  6. Ley 5/2005, de 20 de diciembre, Integral contra la Violencia de Género de la Comunidad de Madrid. (2005). Extraído el 12 de junio de 2019 de http://www.madrid.org/wleg_pub/secure/normativas/contenidoNormativa.jsf?opcion=VerHtml&nmnorma=3351&cdestado=P#no-back-button
  7. Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. (2004). Extraído el 12 de junio de 2019 de https://www.boe.es/buscar/pdf/2004/BOE-A-2004-21760-consolidado.pdf
  8. De Miguel, V. (2015). Macroencuesta de violencia contra la mujer 2015. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Centro de Publicaciones.
  9. Pernas, B., Olza, J., & Román, M. (2000). El alcance del acoso sexual en el trabajo en España. Paralelo.
  10. National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine (2018). Sexual harassment of women: climate, culture, and consequences in academic sciences, engineering, and medicine. National Academies Press.
  11. Dzau, V. J., & Johnson, P. A. (2018). Ending sexual harassment in academic medicine. New England Journal of Medicine379(17), 1589-1591.
  12. Hopkins, J. (2018). Sexual harassment of US women in science is widespread and is worst in medicine, report says. The British Medical Journal, 361:k2603.
  13. Choo, E. K., Byington, C. L., Johnson, N. L., & Jagsi, R. (2019). From #MeToo to #TimesUp in health care: can a culture of accountability end inequity and harassment? The Lancet393(10171), 499-502.
  14. Delegación del Gobierno para la Violencia de Género (2018). La Percepción Social de la Violencia Sexual. Centro de publicaciones del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
  15. Pérez, R., & Rodríguez, C. (2013). Un análisis del concepto de acoso sexual laboral: reflexiones y orientaciones para la investigación y la intervención social. Cuadernos de relaciones laborales31(1), 195-219.
Anuncios

1 de mayo 2019 Día Mundial de la Salud Mental Materna

En todo el mundo, hasta 1 de cada 5 mujeres experimentan algún tipo de trastorno del estado de ánimo y/o la ansiedad perinatal. Las estadísticas varían según el país. Estos síntomas pueden incluir la depresión y/o ansiedad posparto, el trastorno obsesivo-compulsivo posparto, la psicosis postparto bipolar y posparto. Más del 75% de las mujeres no son diagnosticadas, por lo tanto no reciben tratamiento y apoyo adecuados.

Presentation1

Se estima que 7 de cada 10 mujeres ocultan o minimizan sus síntomas. Sin comprensión, apoyo y tratamiento, estos problemas de salud tienen un impacto devastador en las mujeres afectadas, en sus parejas y familias.

Los trastornos del humor perinatales afectan a toda la familia. Aproximadamente 1 de cada 10 padres desarrollan depresión durante este tiempo. Un enfoque integrador de la salud mental familiar permitiría tanto a la madre como a su familia o su pareja, en el caso que la haya, afrontar estos problemas.

Se estima que entre el 20 y el 25% de los embarazos terminan en aborto espontáneo o muerte fetal. Además del duelo, muchas de estas mujeres también experimentan depresión posparto. Dar a luz a un niño prematuro y el tiempo que pasa en una Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales también puede afectar la salud mental de la madre y/o del padre.

Tanto profesionales del mundo de la investigación, académico y sanitario, como personas con experiencias vitales relacionadas con esta problemática somos conscientes de la importancia de un diagnóstico y abordaje multidisciplinar precoz y adecuado.

A pesar de los avances tecnológicos, la mortalidad perinatal tiene una gran
prevalencia en el mundo. En consecuencia el duelo perinatal necesita un abordaje de
gran complejidad. La Organización Mundial de la Salud define la mortalidad perinatal
como el número de nacidos muertos y muertes, desde 28 semanas de gestación
completas y hasta la primera semana de vida, por cada 1.000 nacidos vivos. En
España (INE 2017) un 4,37 x 1000 bebés mueren en el periodo perinatal.

 

 

Frente a estos duelos influyen múltiples elementos como las habilidades y conocimientos de la o el profesional, y de las necesidades psicológicas y espirituales de la
mujer y la familia. Es una trabajo complejo, gestionar las propias emociones y acompañar a la familia. Es necesario conocimientos y destrezas en comunicación. Es muy importante tener conocimientos sobre el abordaje de los procesos de duelo y también sobre las especificidades del duelo perinatal.

En España, la Sociedad Marcé Española de Salud Mental Perinatal (http://www.sociedadmarce.org) trabaja desde el 2011 para mejorar la atención a los trastornos mentales en el periodo perinatal (concepción, embarazo y postparto).

Con motivo de visibilizar la necesidad de mejorar la atención a la salud mental perinatal participa en la campaña internacional para la declaración del Día Mundial de la Salud Mental Materna: wmmhday.postpartum.net.

Esta campaña pretende sensibilizar a nivel social sobre esta problemática, ayudar a eliminar el estigma, mejorar la detección de los trastornos mentales perinatales, aumentar los recursos y la calidad de los cuidados y de las intervenciones que se ofrecen a las madres y sus bebés para conseguir su recuperación.

En la actualidad entidades de 37 países diferentes participan en la campaña, de Alemania, Arabia Saudi, Austria, Australia, Argentina, Botswana, Brasil, Camerún, Canadá, Chile, Colombia, España, EEUU, Francia, Grecia, India, Indonesia, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Kenia, Malta, Nueva Zelanda, Nigeria, Puerto Rico, República Checa, Qatar, Sudáfrica, Suiza, Sri Lanka, Reino Unido, Rumanía, Turquía, Uruguay y Zimbawe.

índice

 

¿Cómo puedes participar?

SALUD MENTAL MATERNA

Autora: Irmina Saldaña Alonso, Médica de Atención Primaria y miembro de Grupo de Trabajo Atención a la Mujer de Somamfyc

BIBLIOGRAFíA de INTERÉS:

Taller práctico de detección de Violencia de Género en la pareja en el II Congreso de la Cabecera

La violencia de pareja hacia las mujeres es un problema de salud pública en nuestro medio, tanto por su magnitud como por su gravedad.  Los datos revelan que el 12.5% de las mujeres a partir de 16 años han sufrido violencia física y psíquica con su pareja o expareja y, en el 48% se han encontrado lesiones. En Atención Primaria tenemos la oportunidad y la responsabilidad de detectar,  intervenir y acompañar a las mujeres que la sufren. ¿Detectas estos casos? ¿Preguntas a tus pacientes por el trato y el apoyo que reciben en sus relaciones de pareja? ¿Conoces las fases por las que pasa una mujer que sufre maltrato? ¿Sabrías cómo actuar en cada una de estas fases? ¿Conoces cómo y cuándo debería comunicarse al juzgado? En este taller del II Congreso de la Cabecera que tendrá lugar el 14 de abril en Madrid, responderemos a éstas y otras preguntas de manera práctica. Trabajaremos de manera dinámica en pequeños grupos para profundizar en las distintas etapas del ciclo del maltrato y pondremos en práctica las habilidades necesarias para la entrevista y el abordaje en la consulta de este importante problema de salud.

Este taller forma parte de las Sesiones pequeñas del II Congreso de la Cabecera. Las docentes serán Irmina Saldaña Alonso y Alicia Díaz Revilla (ambas miembro del Grupo de Trabajo Atención de la Mujer de la Somamfyc) y Carmen López-Fando, Teresa García de Herreros Madueño. Colabora: Marta Sastre Paz: https://congresolacabeceramadrid.wordpress.com/sesiones/talleres/

Bibliografía:

Violencia de pareja hacia las mujeres. Guía breve de actuación en Atención Primaria. Este documento pretende facilitar las intervenciones de las y los profesionales con estas mujeres.

Macroencuesta de Violencia contra la Mujer 2015: http://www.violenciagenero.msssi.gob.es/violenciaEnCifras/macroencuesta2015/Macroencuesta2015/home.htm

La Equidad de género favorece la Salud

8 de marzo 2018 Yo Paro

Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, se ha convocado una huelga para reivindicar y poner en la agenda socio-política los derechos de las mujeres.

En nuestro contexto gracias al movimiento feminista se han ido logrando muchos avances, aunque siguen pendientes retos importantes. Esta jornada pretende visibilizar las inequidades que seguimos viviendo las mujeres nuestra sociedad. Persisten las actitudes y comportamientos sexistas, la violencia de género, la brecha laboral y el techo de cristal a pesar del aumento de la incorporación laboral y de un mayor nivel educativo de las mujeres, estamos sobrecualificadas pero ocupamos menos cargos directivos y de responsabilidad, y realizamos una doble jornada ya que sigue predominando un reparto desigual de las tareas domésticas y de cuidados.

Por todas estas razones en este día se invita a participar en la medida de las circunstancias de cada persona en las movilizaciones ciudadanas, en la huelga laboral y educativa, se anima a no consumir, y a las mujeres a no implicarse en las tareas domésticas y de cuidados.

Consideramos que es tarea de toda la sociedad asumir y fomentar la igualdad y la equidad independientemente del género. Sin olvidar otros factores que influyen en nuestras vidas como la raza, el nivel socio-cultural y educativo, la orientación sexual, la discapacidad, el modo de vida y el trabajo entre otros.

La educación es un ámbito fundamental para seguir avanzando en la igualdad. Uno de los ejemplos es “Depende de los dos”, un proyecto compartido por varios centros educativos públicos con el objetivo de trabajar la coeducación en el aula. Han realizado un emocionante vídeo en el que participa el alumnado, el profesorado y las familias transmitiendo el mensaje: “Fuerte, valiente, inteligente, no tiene masculino no tiene femenino, podemos ser tú y yo. Feliz, alegre, independiente, podemos ser tú y yo”.

La sanidad es otro de los espacios claves donde es imprescindible tener un enfoque de género. Existen desigualdades en la salud entre mujeres y hombres que no responden sólo a diferencias biológicas si no que están influidas por variados determinantes sociales entre los que son fundamentales los roles de género. Existen diferencias en la prevalencia de algunas enfermedades, pero también en la forma de enfermar, de manifestar los síntomas, de metabolizar los fármacos, etc. Por esto es fundamental que las y los profesionales de la salud tengamos en cuenta estas desigualdades. El enfoque de género en salud es una forma de hacer visible e intervenir siendo conscientes de que las construcciones sociales de género y las vivencias de cada persona de éstas, van a tener un papel fundamental en los procesos de salud, enfermedad y atención.

Los cuidados son fundamentales para la vida. Las y los profesionales de la salud tenemos la responsabilidad de impulsar cambios en la corresponsabilidad de los cuidados en la atención sanitaria y en otros ámbitos de la vida.

Atención Primaria es un espacio privilegiado para trabajar con un enfoque de género. En la consulta educamos y, como médicas y médicos de familia tenemos la posibilidad de realizar una atención sanitaria no sexista y centrada en la diversidad de las personas. También tenemos en nuestras manos fomentar esta visión en la formación de pre-grado, post-grado y en nuestro centro de trabajo.

Desde el Grupo de Trabajo Mujer y Salud de la Sociedad Madrileña de Medicina Familiar y Comunitaria apostamos por una sociedad donde seamos libres y que sea respetuosa con nuestras diferencias pero en la que seamos consideradas iguales en derechos.

8 de marzo en algunos centros de Salud de Atención Primaria de Madrid

Irmina Saldaña Alonso, Médica de Familia de Atención Primaria de Madrid en huelga

Bibliografía

Mesa-Debate Enfoque de género: unas gafas violeta para la consulta

Mañana tendrá lugar en el 37º Congreso de semFYC de Madrid la Mesa-Debate Enfoque de género: unas gafas violeta para la consulta, donde participa el Grupo de Trabajo de la Mujer.

Las desigualdades en la salud entre mujeres y hombres no responden solo a los determinantes de tipo biológico correspondientes al sexo, sino que están altamente influidas por determinantes sociales (estilos de vida, trabajo…), donde los roles de género desempeñan un papel central. Existen diferencias en la prevalencia de algunas enfermedades, pero también en la forma de enfermar, de manifestar los síntomas, de metabolizar los fármacos, etc. Tradicionalmente, la medicina no ha tenido en cuenta esta diferencia por lo que existen frecuentes sesgos de género tanto en los estudios de investigación, como en el acceso a pruebas diagnósticas y tratamientos. Los profesionales también han sido educados en estos roles y, por lo tanto, influyen en su trabajo diario.

Por esto es fundamental que desde Atención Primaria se tengan en cuenta estas desigualdades para poder corregirlas y no contribuir a las inequidades en salud entre hombres y mujeres.

8 de marzo Día de las Mujeres: caminando hacia la igualdad

SAMSUNG

El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de las Mujeres. Gracias al movimiento feminista y su lucha a la que progresivamente se ha ido incorporando gran parte de la sociedad, se han conseguido grandes avances hacia la igualdad de mujeres y hombres. Sin embargo aun queda camino por recorrer.

Cruz Roja Española acaba de publicar este mes de marzo un boletín dedicado al análisis de la vulnerabilidad social de las mujeres atendidas por su organización. Para ello se ha entrevistado a 1.051 mujeres entre 18 y 65 años, atendidas en diferentes programas de la Institución en todo el estado. Según este estudio, los tres problemas más destacados por las mujeres atendidas son de índole económica y financiera. El 53% se encuentra en situación de privación material severa. Más del 70% sufre pobreza extrema. Estas problemáticas se encuentran en un porcentaje mayor que los registrados para el conjunto de la población atendida por Cruz Roja. En consecuencia, la salud de estas mujeres más vulnerables se ve afectada. El 29% tiene alguna enfermedad crónica o de larga duración. El 9,7% de las mujeres atendidas padece alguna discapacidad, la mayor parte de ellas (58,8%) tiene entre 25 y 49 años. El 57% de las mujeres toma algún tipo de medicación. Entre las mujeres de 25 a 49 años, se medica un 54% y en su mayoría utilizan analgésicos, antidepresivos y ansiolíticos. Este consumo está relacionado con situaciones de estrés intenso (dificultades de conciliación, hijos y personas dependientes a cargo, etc…).

Por otro lado, varias organizaciones como Médicos del Mundo, Yo Si Sanidad Universal y su iniciativa en la que participa la Somamfyc, llamada R.E.D.E.S (Registro Estatal para la Denuncia de la Exclusión Sanitaria), denuncian el preocupante impacto del Real Decreto-Ley 16/2012. Esta normativa influye muy negativamente a las mujeres migrantes sin tarjeta sanitaria dados los obstáculos que están encontrando desde su aprobación. El haber excluido a estas personas del sistema sanitario no solo vulnera el derecho a la atención de su salud, sino que dificulta la detección de problemas de salud como los casos de violencia en la pareja o la mutilación genital femenina.

En la organización sanitaria siguen existiendo desigualdades visibles como refleja el porcentaje de profesionales que piden un permiso por cuidados de hijos y personas dependientes o, una reducción de jornada. El ratio sigue siendo mayoritario en mujeres. También hay estudios que resaltan que a pesar de ser mayoría mujeres en la profesión médica en general y, en la medicina de familia en particular, el porcentaje de éstas en los altos cargos y en los puestos directivos sigue siendo menor. Y es que entre otros problemas, las mujeres aun tenemos una doble carga laboral dentro y fuera del hogar y, desde la organización no existe flexibilidad ni propuestas de medidas que ayuden a mejorar esta situación.

Aprovechando esta jornada de celebración, se celebran manifestaciones y se llevan a cabo actividades para dar visibilidad a los avances que quedan por conseguir en muchos lugares del mundo. Por ejemplo, este fin de semana, en varias ciudades se han propuesto rescatar de la memoria a las mujeres en internet a través de un maratón para editar la Wikipedia. De este modo, se proponen añadir, traducir, completar y corregir entradas que hablan de mujeres célebres o corregir sus ausencias para darles la importancia que merecen.

Desde el Grupo de Atención a la Mujer de la Somamfyc pensamos que estos son algunos datos que reflejan los déficits aun existentes en la igualdad de las mujeres en nuestra sociedad. Desde nuestras consultas y desde la Somamfyc, tenemos una herramienta muy poderosa para avanzar hacia una mayor equiparación en este derecho con propuestas como no negar la asistencia a las personas excluidas por el Real Decreto-Ley 16/2012, registrando casos de vulneración del derecho a la salud con la herramienta de R.E.D.E.S, formándonos para mejorar la atención de las mujeres en situación sociosanitaria más vulnerable o, exigir que desde la organización sanitaria se generen medidas para que los profesionales sanitarios podamos conciliar mejor nuestra vida laboral y personal.

Irmina Saldaña Alonso, Médica del Familia del CS San Cristobal

BIBLIOGRAFÍA
• Boletín Nº 10 sobre Vulnerabilidad Social, marzo 2015: Vulnerabilidad social de las mujeres atendidas por la Cruz Roja: http://www.sobrevulnerables.es/sobrevulnerables/ficheros/boletines/Boletin_CRE_10.pdf
• Reiteramos nuestra denuncia acerca del impacto de la reforma sanitaria sobre la salud de las mujeres, Médicos del Mundo: http://www.medicosdelmundo.org/index.php/mod.conts/mem.detalle_cn/relmenu.111/id.4251
• Una maratón de escritura femenina para reformar la Wikipedia. Mari Luz Peinado: http://verne.elpais.com/verne/2015/03/06/articulo/1425663946_030971.html
• Tuberías con fugas. Sergio Minué: http://gerentedemediado.blogspot.com.es/2015/02/tuberias-con-fugas.html?m=1
• Female doctors who work long hours are more likely to get divorced, US researchers say. Abi Rimmer: http://careers.bmj.com/careers/advice/view-article.html?id=20021203
• R.E.D.E.S (Registro Estatal para la Denuncia de la Exclusión Sanitaria): http://registrodedatos.yosisanidaduniversal.net/

A %d blogueros les gusta esto: