VIOLENCIA SEXUAL EN EL ÁMBITO LABORAL

La violencia sexual es definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “todo acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual, los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados, o las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una persona mediante coacción por otra persona, independientemente de la relación de ésta con la víctima, en cualquier ámbito, incluidos el hogar y el lugar de trabajo”1. Según la última estadística recogida por el Instituto de la Mujer en 2017 un 95,7% de los delitos contra la libertad e indemnidad sexual son cometidos por hombres2. Así, estamos ante un tipo de violencia ejercida predominantemente contra la mujer y, por lo tanto, hablaremos de la violencia sexual como un tipo de violencia de género.

 

La violencia sexual en el ámbito laboral es aquel tipo de violencia sexual que se desarrolla en el entorno laboral y que está tipificada por el Código Penal español3. El Convenio de Estambul (“Convenio del Consejo de Europa sobre la prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica”)4, aprobado en 2011 y ratificado y publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en 20145, indica que la violencia de género no se da solo en el ámbito familiar, de la pareja o ex-pareja. Así, la Ley Integral de Violencia de Género de la Comunidad de Madrid de 20056 ya incluía el acoso sexual laboral como un tipo de Violencia de Género. Sin embargo, y a pesar de las cifras que tenemos registradas, la Ley de Violencia de género Estatal7 no incluye el acoso sexual como un tipo de violencia de género, cosa que creemos esencial que se modifique para poder poner fin a este problema.

 

Gracias a la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer de 20158 pudimos aproximarnos a la extensión del problema de la violencia sexual por parte de las parejas, exparejas o terceros. La Macroencuesta concluyó que un 13,7% de las mujeres residentes en España mayores de 16 años han sufrido algún tipo de violencia sexual a lo largo de su vida. Asimismo, se estima que solamente un 3% de las mujeres que sufren acoso en España denuncian a su acosador9.

 

Existen tres tipos de acoso sexual laboral, a saber10:

  1. Coerción sexual: situaciones en las que las condiciones del empleo de la mujer acosada dependan de la cooperación sexual de ésta con el acosador o sus cómplices. Ejemplos de estas conductas serían el chantaje sexual, la amenaza de despido si no se mantienen relaciones sexuales con el acosador, etc.
  2. Atención sexual no deseada: expresiones de tipo romántico o sexual que no son bienvenidas, no son correspondidas y son ofensivas para la mujer que las recibe. Este tipo de acoso conlleva aproximaciones de tipo sexual, pero no implica recompensas profesionales o amenazas para forzar el cumplimiento de las mismas. Algunos ejemplos serían tocamientos no deseados, abrazos, caricias y solicitudes persistentes de citas por parte de un compañero de trabajo a pesar de la negativa de la mujer.
  3. Acoso ambiental: es el más frecuente de los tres. Se trata de actitudes insultantes, hostiles y degradantes hacia los miembros de un género, habitualmente el femenino. Este tipo de acoso engloba un amplio rango de comportamientos verbales y no verbales que no pretenden conseguir beneficios sexuales, pero que generan un clima de desigualdad para ambos géneros. Ejemplos de este tipo de conductas serían hacer chistes sobre mujeres o sobre que las mujeres no saben cómo liderar en el espacio de trabajo.

 

Figura 1. Relación entre comportamientos discriminatorios, discriminación de

sexo, acoso sexual, acoso de género y acoso ambiental.

sexual harassment

 

La repercusión mediática de este tipo de violencia de género se ha incrementado enormemente desde el nacimiento del movimiento Me Too en 2017. Dicho movimiento surgió para denunciar públicamente la agresión sexual y el acoso sexual laboral, a raíz de las acusaciones de abuso sexual contra el productor de cine y ejecutivo estadounidense Harvey Weinstein. En el mundo biomédico ha ocurrido algo similar a raíz de la publicación en 2018 del informe titulado “Acoso sexual hacia las mujeres. Clima, cultura y consecuencias en Ciencias, Ingenierías y Medicina”, redactado por la National Academy of Sciences, Engineering and Medicine10. Dicho informe concluyó que “más de un 50% de las docentes y las mujeres del personal de la universidad y entre un 20-50% de las estudiantes han experimentado o sufren conductas de acoso sexual en el ámbito académico”. Asimismo, el informe concluye que este tipo de acoso es más frecuente entre las estudiantes de Medicina que el resto de estudiantes10.  Estos datos, cuanto menos alarmantes, han causado un fuerte impacto en la comunidad científica y de ellos se han hecho eco importantes revistas como el New England11, el JAMA12 o el Lancet de febrero de 201913, redactado exclusivamente por mujeres sobre temas relacionados con género y feminismo.

 

Conocer la percepción social sobre la violencia sexual en el ámbito laboral es fundamental para mejorar el diseño de las políticas públicas dirigidas a la erradicación de la violencia de este tipo14. Un entorno social que acepta o incluso apoya la violencia sexual en alguna circunstancia, contribuye a crear un clima de tolerancia que facilita que los agresores mantengan su conducta y dificulta que las víctimas revelen la violencia sufrida14. Asimismo, la percepción social de que este fenómeno es raro puede incrementar paradójicamente la estigmatización y dificultar el proceso de denuncia15. Por otra parte, el desconocimiento del carácter machista de algunas actitudes en el lugar de trabajo, contribuye a la perpetuación del acoso sexual laboral y la imposibilidad de acabar con estas conductas. Mejorar la consciencia social sobre este fenómeno, bajando el umbral de tolerancia que tenemos hacia el mismo, contribuiría a visibilizar muchos más casos de acoso sexual y a disminuir el número de conductas de este tipo en el ambiente laboral.

 

Figura 2. Consciencia social sobre el acoso sexual

iceberg violencia

 

 

Así, la erradicación de la violencia sexual no puede lograrse sin abordar las actitudes sociales que la toleran o justifican14. Sin embargo, a nivel nacional, únicamente hemos encontrado en la bibliografía un trabajo del año 2018 realizado la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género14 que midió la percepción social de la violencia sexual en el ámbito laboral. Dicho trabajo concluyó que entre un 2,4% y un 4,8% de los encuestados consideran que las mujeres inventan, exageran o promueven el acoso sexual; entre un 6,1% y un 8,4% consideran que el acoso sexual es un comportamiento romántico inherente a los hombres; y entre un 33,4% y un 40,9% de los encuestados muestran algún grado de acuerdo con que la mujer es la responsable de controlar y frenar el acoso sexual que sufre14. Este estudio es una primera aproximación a los factores que contribuyen a la perpetuación del acoso sexual laboral.

Siguiendo la línea de este trabajo, un grupo de residentes del Área Sur del Servicio Madrileño de Salud nos hemos propuesto diseñar un estudio para medir la percepción de los trabajadores de nuestra Área de Salud sobre el acoso sexual en el ámbito laboral. Asimismo, desde el Grupo de Trabajo de Atención a la Mujer consideramos esencial que se hagan protocolos en los centros de trabajo y se eduque en la equidad y la igualdad de género para erradicar ésta y todas las formas de violencia de género.

Autora: Ana Pereira Iglesias, residente de la especialidad de MFyC

 

BIBLIOGRAFÍA

 

  1. Organización Panamericana de la Salud, Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud. (2002). Informe mundial sobre la violencia y la salud: resumen.
  2. Instituto de la Mujer (s/f). Extraído el 12 de junio de 2019, de http://www.inmujer.gob.es/MujerCifras/Violencia/DelitosLibertadSexual.htm
  3. Ley Orgánica 15/2003, de 25 de noviembre, por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal. Extraída el 12 de junio de 2019, de http://www.boe.es/boe/dias/2003/11/26/pdfs/A41842-41875.pdf
  4. Convenio de Estambul sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica. (2011). Extraído el 12 de junio de 2019 de https://rm.coe.int/1680464e73
  5. Boletín Oficial del Estado. Instrumento de ratificación del Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra la mujer y la violencia doméstica. (2014). Extraído el 12 de junio de 2019 de https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2014-5947
  6. Ley 5/2005, de 20 de diciembre, Integral contra la Violencia de Género de la Comunidad de Madrid. (2005). Extraído el 12 de junio de 2019 de http://www.madrid.org/wleg_pub/secure/normativas/contenidoNormativa.jsf?opcion=VerHtml&nmnorma=3351&cdestado=P#no-back-button
  7. Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. (2004). Extraído el 12 de junio de 2019 de https://www.boe.es/buscar/pdf/2004/BOE-A-2004-21760-consolidado.pdf
  8. De Miguel, V. (2015). Macroencuesta de violencia contra la mujer 2015. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Centro de Publicaciones.
  9. Pernas, B., Olza, J., & Román, M. (2000). El alcance del acoso sexual en el trabajo en España. Paralelo.
  10. National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine (2018). Sexual harassment of women: climate, culture, and consequences in academic sciences, engineering, and medicine. National Academies Press.
  11. Dzau, V. J., & Johnson, P. A. (2018). Ending sexual harassment in academic medicine. New England Journal of Medicine379(17), 1589-1591.
  12. Hopkins, J. (2018). Sexual harassment of US women in science is widespread and is worst in medicine, report says. The British Medical Journal, 361:k2603.
  13. Choo, E. K., Byington, C. L., Johnson, N. L., & Jagsi, R. (2019). From #MeToo to #TimesUp in health care: can a culture of accountability end inequity and harassment? The Lancet393(10171), 499-502.
  14. Delegación del Gobierno para la Violencia de Género (2018). La Percepción Social de la Violencia Sexual. Centro de publicaciones del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
  15. Pérez, R., & Rodríguez, C. (2013). Un análisis del concepto de acoso sexual laboral: reflexiones y orientaciones para la investigación y la intervención social. Cuadernos de relaciones laborales31(1), 195-219.
Anuncios

EN EL CAMINO CONTRA LAS VIOLENCIAS DE GÉNERO

Cada 25 de noviembre es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. La violencia contra las mujeres es una violación de los derechos humanos y una forma de discriminación como consecuencia de la persistencia de desigualdades e inequidades por razón de género. Es un obstáculo para el desarrollo de una sociedad democrática, y vulnera el derecho a la vida, la seguridad, la libertad, y la dignidad de las mujeres. La violencia de género es un problema complejo con repercusiones en muchas dimensiones biopsicosociales de las mujeres y menores convivientes, afectando de manera muy importante a su salud.

Según la definición de la Asamblea General de la Naciones Unidas denominamos Violencia de Género a “todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o privación de la libertad, tanto si se producen en la vida pública, como en la vida privada.”

Existen muchos tipos de Violencias de Género. El último Convenio de Estambul de 2011, también llamado Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia hacia la mujer y la violencia doméstica, es el tratado internacional de mayor alcance para hacer frente a esta grave violación de los derechos humanos. Tiene por objeto establecer una tolerancia cero con respecto a este modo de violencia, y representa un avance importante para hacer que Europa y otras partes del mundo sean más seguras e igualitarias. Éste exige a los Estados partes criminalizar o sancionar las siguientes conductas: violencia doméstica (violencia física, sexual, psicológica o económica); acoso psicológico y laboral; abusos y todos los delitos de índole sexual y trata con fines de explotación; violencia sexual, incluida la violación y acoso sexual; matrimonio forzoso; mutilación genital femenina; aborto y esterilización forzosos.

Por esta razón podemos hablar del término violencias de género, para visibilizar y englobar la diversidad de conductas, actitudes y/o actos englobados dentro del término de violencia hacia las mujeres.

Resultado de imagen de foto denis nobel paz y nadia

Imágenes de Nadia Murad y Denis Mukwege

Este año nos han emocionado especialmente las personas homenajeadas con el Nobel de la Paz: Nadia Murad y Denis Mukwege. Queríamos aprovechar este 25 de noviembre para mostrarles nuestra admiración y transmitirles nuestras felicitaciones por su incansable lucha contra la violencia de género. Ambos nos recuerdan la valentía y el compromiso con este grave problema de salud pública que aún hoy en día afecta a tantas mujeres.

En 2014 Nadia Murad fue capturada, torturada, violada y vendida por el Dáesh como esclava sexual, como miles de mujeres y niñas yazidíes. Consiguió escapar y desde entonces se ha convertido en el rostro y la voz de su propia historia y de la de las víctimas del genocidio que el autoproclamado Estado Islámico ha cometido contra este grupo de población iraquí que profesa el yazidismo. Fue nombrada Embajadora de Buena Voluntad de la ONU y lucha a favor de la protección de las víctimas del tráfico de personas. Su valiente testimonio ante la sociedad, el mundo de la política y las Naciones Unidas ha servido para denunciar el exterminio y todo tipo de violencias silenciados o ignorados hacia su pueblo y especialmente hacia las mujeres. A pesar de su dureza, recomendamos ver el documental Esclavas del Daesh que narra la historia esta mujer en primera persona.

El médico Denis Mukwege ha dedicado su vida a operar a mujeres y niñas mutiladas y violadas en la República Democrática del Congo. Ha denunciado la impunidad de los responsables de esta violencia, la inacción del Gobierno y el uso del cuerpo de la mujer como arma de guerra. La raíz de esa epidemia de violaciones está en las dos guerras en este país entre 1996 y 2003. Aunque se firmó la paz en 2003, la guerra y sus consecuencias no han terminado. Este hombre ha sobrevivido a varios intentos de asesinato y está obligado a vivir con escolta. Cuando le preguntan por qué no abandona, expresa: “Queda mucho por hacer”. También ha declarado: “El Nobel solo tiene sentido porque quien da el premio reconoce que hay un problema por resolver. Solo tiene valor por eso. Si no ayuda a resolver el problema, no es nada”.

En el Grupo de Trabajo de Atención a la Mujer de la Sociedad Madrileña de Medicina Familiar y Comunitaria (Somamfyc) creemos firmemente que desde el sistema sanitario y en Atención Primaria como puerta de entrada del mismo:

L@s médico@s de Atención Primaria:

  • Tenemos la oportunidad y responsabilidad de formarnos, detectar, intervenir y acompañar a las mujeres que sufren cualquier tipo de violencia de género.
  • Tenemos un compromiso en la sensibilización y la enseñanza de profesionales en nuestro ámbito.

Desde el Grupo de Trabajo de Atención a la Mujer:

  • Reivindicamos los recursos, el tiempo, y la formación necesaria para todos los agentes implicados en el trabajo multidisciplinar que aborda la complejidad de este fenómeno.
  • Pedimos la revisión de los sistemas de registro de las distintas Violencia(s) de Género para incluir las producidas fuera del ámbito de la pareja o o ex-pareja: violencia doméstica hacia las mujeres por parte de otras personas de la familia y/o cuidador@s; acoso psicológico y laboral; abusos y todos los delitos de índole sexual y trata con fines de explotación; violencia sexual, incluida la violación y acoso sexual; matrimonio forzoso; mutilación genital femenina; aborto y esterilización forzoso.

Además hemos publicado en nuestro blog reflexiones y aportaciones sobre:

  • La importancia de la educación a toda la ciudadanía para prevenir este problema;
  • La formación en perspectiva de género en salud de profesionales sanitarios y no sanitarios desde el pre-grado;
  • Un No Hacer en violencia de género en la pareja o ex-pareja;
  • Difundimos la importancia de visibilizar la violencia de género en general y como caso particular la sexual ofreciendo un protocolo de actuación en Atención Primaria sobre este tipo;
  • Formamos parte de la Red de prevención de la Mutilación Genital Femenina de la Comunidad de Madrid que elaboró la Guía Actuaciones Sanitarias Mutilación Genital Femenina de la misma comunidad en 2017.

NO HACER Resumen

fullsizerender

Slide1

Autoras: Irmina Saldaña Alonso y Alicia Díaz Revilla, médicas de familia y salud comunitaria, miembros del Grupo Atención a la Mujer de la Somamfyc

Lecturas recomendadas:

  • Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia hacia la mujer y la Violencia Doméstica. Convenio de Estambul 2011: https://rm.coe.int/1680464e73
  • Guía de apoyo en Atención Primaria para el abordaje de la violencia de pareja hacia las mujeres. Rodríguez Gimena, Mar; Pérez Alonso, Edith; Moratilla Monzó, Laura; [et al.]. Consejería de Sanidad. D.G. de Salud Pública 2008: http://www.comunidad.madrid/publicacion/ref/9545

Bibliografía sobre los premios Nobel de la Paz 2018:

Visibilizar la Violencia Sexual y la necesidad de una Atención Integral, Coordinada y con perspectiva de Género

manos-gdt-mujer

Más de un millar de mujeres son violadas cada año en España desde al menos 2009, cuando el Ministerio del Interior comenzó a desglosar la estadística de agresiones sexuales para acomodarse al criterio de la Unión Europea. (Ejemplo: 1.513 víctimas de 2011, ó 1.127 en 2015).

Cabe destacar que, en 2015, el Comité de Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW), amonestó públicamente a España por la falta de colaboración del Estado en la visibilidad de las agresiones machistas y, le exigió un Plan que recogiera datos estadísticos sobre la violencia doméstica y sexual desglosados por sexo, edad, nacionalidad y relación entre la víctima y el autor.

Desde todos los estamentos implicados se reconoce que este grave problema requiere un abordaje y protocolos específicos. Es necesario un tratamiento integral con especialización de los operadores e intervención coordinada de todas las instituciones, incluidas las judiciales, policiales, sanitarias, educativas y de medios de comunicación.

Es importante recordar que las AGRESIONES SEXUALES no se incluyen como forma de violencia de género en la Ley Integral, aunque según Naciones Unidas es otra manifestación del mismo machismo, porque eso ha impedido que sus víctimas tengan los mismos recursos de denuncia y recuperación pero sobre todo, que tengan la misma visibilidad en términos de campañas, educación y sensibilización.

Con la Violencia sexual puede ser que no haya tantas muertes físicas, pero no hay que olvidar que hay que recuperar a una mujer que se enfrenta a la muerte de una parte de su personalidad, de su yo más íntimo. Es difícil valorar todos los recursos que su recuperación va a precisar.

.Tipos de Violencia Sexual:

En primer lugar no es lo mismo AGRESIÓN SEXUAL que ABUSO SEXUAL y el tratamiento es diferente. Las dos entran en lo que la Organización Mundial de la Salud considera VIOLENCIA SEXUAL.

Agresión Sexual

Es un delito, que puede manifestarse de múltiples formas, consiste en atentar, con violencia e intimidación, contra la libertad sexual de una persona. Por ejemplo: violación.

Abuso Sexual

A diferencia del delito de agresión sexual, en el delito de abusos sexuales no interviene la violencia ni la intimidación. Consiste en realizar actos que atentan contra la libertad sexual de la víctima sin que ésta preste su consentimiento. Por ejemplo: tocamientos.

. ¿Por qué nuestro interés?:

Desde el Grupo de trabajo de Atención a la Mujer de la Somamfyc con motivo del 8 de marzo de 2017 fuimos conscientes de la necesidad de formación específica y de las diferentes formas de actuar en estos casos, no siempre de forma adecuada, así como la inseguridad que se nos genera, cuando se nos presentan en la consulta de Atención Primaria. Consideramos que es imprescindible visibilizar la Violencia Sexual y la necesidad de una Atención Integral, Coordinada y con perspectiva de Género desde todos los ámbitos sanitarios .

Nos parece importante revisar el PROTOCOLO DE ACTUACIÓN COORDINADA DE LOS ORGANISMOS COMPETENTES EN MATERIA DE AGRESIONES SEXUALES.

Como Médic@s de Familia somos parte importante en la actuación coordinada con las víctimas para lograr una buena atención personal y sanitaria de las mismas. El correcto trabajo de todas las partes implicadas permitirá la obtención del mayor número de pruebas, permitirá la identificación, detención y procesamiento de los autores de estos delitos, un escrupuloso seguimiento de la “cadena de custodia” y una mejora en la investigación.

Incluimos los siguientes enlaces permanentemente accesibles en nuestro blog en Recursos para profesionales: Ficha Atención a la violencia sexual en Atención Primaria, Anexo I Normas de actuación ante Agresiones Sexuales en el municipio de Madrid elaborado por los Organismos competentes en agresiones sexuales y, el Anexo II Algoritmo de actuación ante Violencia Sexual en Atención Primaria elaborado por nuestro grupo de trabajo.

ANEXO II

fullsizerender

En este enlace tenéis acceso a la entrada con información ampliada sobre esta realidad tan dura y aún tan invisible:

https://gdtmujersomamfyc.wordpress.com/2017/03/08/visibilizar-la-violencia-sexual-y-protocolo-de-actuacion-en-ap

Visibilizar la Violencia Sexual y Protocolo de actuación en Atención Primaria

img-20170304-wa0005

. Magnitud e Importancia:

Más de un millar de mujeres son violadas cada año en España desde al menos 2009, cuando el Ministerio del Interior comenzó a desglosar la estadística de agresiones sexuales para acomodarse al criterio de la Unión Europea. (Ejemplo: 1.513 víctimas de 2011, ó 1.127 en 2015).

Desde todos los estamentos implicados se reconoce que este problema requiere de protocolos específicos. Es necesario un tratamiento integral con especialización de los operadores e intervención coordinada de todas las instituciones, incluidas las judiciales, policiales, sanitarias, educativas y de medios de comunicación.

Es importante recordar que las AGRESIONES SEXUALES no se incluyen como forma de violencia de género en la Ley Integral, aunque según Naciones Unidas es otra manifestación del mismo machismo, porque eso ha impedido que sus víctimas tengan los mismos recursos de denuncia y recuperación pero sobre todo, que tengan la misma visibilidad en términos de campañas, educación y sensibilización.

Con la Violencia sexual puede ser que no haya tantas muertes físicas, pero no hay que olvidar que hay que recuperar a una mujer que se enfrenta a la muerte de una parte de su personalidad, de su yo más íntimo. Es difícil valorar todos los recursos que su recuperación va a precisar.

 

.Tipos de Violencia Sexual:

En primer lugar no es lo mismo AGRESIÓN SEXUAL que ABUSO SEXUAL y el tratamiento es diferente. Las 2 entran en lo que la OMS considera VIOLENCIA SEXUAL.

Agresión Sexual

Es un delito, que puede manifestarse de múltiples formas, consiste en atentar, con violencia e intimidación, contra la libertad sexual de una persona. Por ejemplo: violación.

Abuso Sexual

A diferencia del delito de agresión sexual, en el delito de abusos sexuales no interviene la violencia ni la intimidación. Consiste en realizar actos que atentan contra la libertad sexual de la víctima sin que ésta preste su consentimiento. Por ejemplo: tocamientos.

 

. ¿Por qué nuestro interés?:

Desde el Grupo de trabajo de Atención a la Mujer de la Somamfyc, recogimos por nuestras experiencias profesionales el desconocimiento y las diferentes formas de actuar en estos casos, no siempre de forma adecuada, así como la inseguridad que se nos genera, cuando se nos presentan en la Consulta de Atención Primaria.

Decidimos hablar con Trabajo Social y ponernos en contacto con la UFAM (Unidad de Familia y Mujer). Nos pareció importante dar a conocer el PROTOCOLO DE ACTUACIÓN COORDINADA DE LOS ORGANISMOS COMPETENTES EN MATERIA DE AGRESIONES SEXUALES.

Cómo Médic@s de Familia somos parte importante en la actuación coordinada con las víctimas para lograr una buena atención personal y sanitaria de las mismas. El correcto trabajo de todos permitirá la obtención del mayor número de pruebas y permitirá la identificación, detención y procesamiento de los autores de estos delitos; un escrupuloso seguimiento de la “cadena de custodia” y una mejora en la investigación.

 

. Actuación como Médic@s de Familia en la Comunidad de Madrid:

  • 1) Motivo de URGENCIA, Las Agresiones y Delitos sexuales a mujeres y hombres, se atienden y denuncian en la Unidad de Delitos sexuales de la UFAM tanto si son menores como si no.

En Madrid: Avda Doctor Federico Rubio y Gali 55, tfno: 913223400, tiene diferentes oficinas en Madrid y en Provincias. ( https://www.policia.es/org_central/judicial/ufam/ufam.html )

. La víctima debe ser, si ha venido al Centro de Salud y su estado lo permite, derivada a la UFAM, donde se centraliza la DENUNCIA que es necesaria.

Están de servicio 24 horas, y tras ser atendida por expertos y formalizar la denuncia:

– en Madrid se las acompañará al Hospital de La Paz,

– en el resto de la Provincia de Madrid al Hospital de referencia.

La mujer será acompañada y allí será reconocida en el Servicio de Ginecología y por el Forense. (En ocasiones éste está en la UFAM)

En la UFAM se dará aviso al Juzgado de Guardia de Diligencias para que lo notifique  al Forense de Guardia quién se ocupará de que las víctimas sean atendidas según se recoge en protocolo (ver ANEXO I).

. La víctima se ingresará, o dará de alta con la medicación correspondiente para prevención de ITS y/o embarazo. Volviendo a nuestra consulta con las indicaciones debidas.

Esto es nuevo. Antes eran las OFICINAS DE ASISTENCIA A VICTIMAS DE DELITOS VIOLENTOS pero se han quedado para apoyo no en el caso puntual de la agresión.

 

  • 2) Tratamiento y Seguimiento de las Agresiones

. Si son adultas: podemos además de consultar a la Trabajadora Social,   derivar a:

CIMASCAM: (Centro de Atención Integral a mujeres víctimas de Agresiones Sexuales de la Comunidad de Madrid) C/Doctor Santero 12, tfno: 915340922.

CAVAS: (Centro Asistencia a mujeres con Violaciones y Agresiones Sexuales) C/Alcalá, 124, tfno: 915740110/915743264

Tanto a uno como a otro van voluntariamente y se ofrece apoyo psicológico, asesoría jurídica y de otro tipo.

. Si son menores y ahora hasta 17 años: a través de CIASI (Centro Integral de Atención a la Salud Infanto-Juvenil), C/ Gran Vía 14, Madrid, tfno: 914208567/72/71.

El acceso al CIASI se puede realizar por vía institucional a través de:

– Servicios Sociales.

– Servicios de Salud.

– Servicios Policiales.

– Organismos de la Administración de Justicia.

– Centros Educativos.

Estas instituciones cumplimentarán el Documento de Derivación que el Instituto Madrileño de la Familia y el Menor (IMFM) pone a su disposición y lo remitirán, en todos los casos, por correo postal o Fax al IMFM, además de al CIASI u organismo correspondiente.

Desde AP, la Trabajadora Social o Pediatría cumplimentarán dicho Documento de Derivación, incluyendo la firma de madre, padre o tutores. Dicho informe será remitido a la Comisión de Tutela del Menor para su derivación al CIASI.

Desde AP, Trabajo Social o Pediatría cumplimentarán dicho Documento para informar a la Comisión de Tutela del Menor, pues se deriva a través de ésta, con la firma de la madre, padre o tutores, y en caso necesario van tutelados.

 

  • 3) Abuso sexual: Es un tema más delicado porque en muchas ocasiones no se puede demostrar, puede o no ser judicial, siempre apoyo desde AP con ayuda de Trabajo Social.

Para terminar, incluimos más abajo las imágenes de los Anexos I y II y, los siguientes enlaces permanentemente accesibles en recursos para profesionales: Ficha Atención a la violencia sexual en Atención Primaria, Anexo I Normas de actuación ante Agresiones Sexuales en el municipio de Madrid elaborado por los Organismos competentes en agresiones sexuales y, el Anexo II Algoritmo de actuación ante Violencia Sexual en Atención Primaria elaborado por nuestro grupo de trabajo.

 

ANEXO I

NORMAS DE ACTUACION ANTE AGRESIONES SEXUALES EN EL

MUNICIPIO DE MADRID

Ante una agresión sexual se actuará de la siguiente forma:

•        La víctima será trasladada a la UFAM (Unidad de Familia y Mujer) donde se centralizan las denuncias.

•        Tras formalizar la denuncia escrita, u ocasionalmente verbal, se la conducirá al Hospital La Paz para ser reconocida por un ginecólogo de guardia y el médico Forense.

•        Se dará aviso al juzgado de guardia de Diligencias para que lo notifique al Forense de guardia, quién se ocupará de que las víctimas:

  • Sean observadas de sus lesiones y se refleje además su estado emocional.
  • Se les solicite, en su caso, extracción de sangre y orina a fin de
  • determinar la existencia de sustancias que alteren su conducta o voluntad.
  • Se les tome muestras vaginales, anales y/o bucales EN SECO y/o LAVADO para su estudio genético y determinación de posibles restos biológicos del agresor, y para su estudio toxicológico en penetraciones con preservativo u otros objetos.
  • Se valore la resistencia a la agresión y se considere la importancia de recoger restos hallados entre las uñas mediante el recorte de las mismas.

•        El Forense entregará al indicativo policial, en el momento del reconocimiento, las muestras recogidas para que, preservando la cadena de custodia, sean enviadas a los LABORATORIOS DE LA POLICIA CIENTIFICA DE LA DGP y GC, ABSTENIENDOSE de remitirlas al INSTITUTO NACIONAL DE TOXICOLOGIA.

•        Ante un sospechoso detenido, UFAM lo comunicará al Forense de guardia por si se estima pertinente su reconocimiento en los calabozos de la Comisaría de Tetuán, con el fin de detectar posibles lesiones ocasionadas por la víctima, o restos de la misma en cuerpo o uñas.

 

ANEXO II ALGORITMO DE ACTUACIÓN ANTE VIOLENCIA SEXUAL EN ATENCION PRIMARIA

whatsapp-image-2017-03-05-at-13-50-03

 

 

Autoras: Alicia Díaz Revilla e Irmina Saldaña Alonso

BIBLIOGRAFÍA:

http://www.europapress.es/epsocial/noticia-mas-millar-mujeres-son-violadas-hombres-espana-cada-ano-20160711181428.html

-PROTOCOLO DE ACTUACIÓN COORDINADA DE LOS ORGANISMOS COMPETENTES EN MATERIA DE AGRESIONES SEXUALES

Agradecimientos: – A Ray, Policía Nacional que nos guió por las  instalaciones de la UFAM y nos presentó a Isabel, Subinspectora en la Jefatura Superior de Policía de Madrid. – A Adri G. Manini que desinteresadamente nos ha donado sus fotografías.

A %d blogueros les gusta esto: