8 de marzo Día de las Mujeres: caminando hacia la igualdad

SAMSUNG

El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de las Mujeres. Gracias al movimiento feminista y su lucha a la que progresivamente se ha ido incorporando gran parte de la sociedad, se han conseguido grandes avances hacia la igualdad de mujeres y hombres. Sin embargo aun queda camino por recorrer.

Cruz Roja Española acaba de publicar este mes de marzo un boletín dedicado al análisis de la vulnerabilidad social de las mujeres atendidas por su organización. Para ello se ha entrevistado a 1.051 mujeres entre 18 y 65 años, atendidas en diferentes programas de la Institución en todo el estado. Según este estudio, los tres problemas más destacados por las mujeres atendidas son de índole económica y financiera. El 53% se encuentra en situación de privación material severa. Más del 70% sufre pobreza extrema. Estas problemáticas se encuentran en un porcentaje mayor que los registrados para el conjunto de la población atendida por Cruz Roja. En consecuencia, la salud de estas mujeres más vulnerables se ve afectada. El 29% tiene alguna enfermedad crónica o de larga duración. El 9,7% de las mujeres atendidas padece alguna discapacidad, la mayor parte de ellas (58,8%) tiene entre 25 y 49 años. El 57% de las mujeres toma algún tipo de medicación. Entre las mujeres de 25 a 49 años, se medica un 54% y en su mayoría utilizan analgésicos, antidepresivos y ansiolíticos. Este consumo está relacionado con situaciones de estrés intenso (dificultades de conciliación, hijos y personas dependientes a cargo, etc…).

Por otro lado, varias organizaciones como Médicos del Mundo, Yo Si Sanidad Universal y su iniciativa en la que participa la Somamfyc, llamada R.E.D.E.S (Registro Estatal para la Denuncia de la Exclusión Sanitaria), denuncian el preocupante impacto del Real Decreto-Ley 16/2012. Esta normativa influye muy negativamente a las mujeres migrantes sin tarjeta sanitaria dados los obstáculos que están encontrando desde su aprobación. El haber excluido a estas personas del sistema sanitario no solo vulnera el derecho a la atención de su salud, sino que dificulta la detección de problemas de salud como los casos de violencia en la pareja o la mutilación genital femenina.

En la organización sanitaria siguen existiendo desigualdades visibles como refleja el porcentaje de profesionales que piden un permiso por cuidados de hijos y personas dependientes o, una reducción de jornada. El ratio sigue siendo mayoritario en mujeres. También hay estudios que resaltan que a pesar de ser mayoría mujeres en la profesión médica en general y, en la medicina de familia en particular, el porcentaje de éstas en los altos cargos y en los puestos directivos sigue siendo menor. Y es que entre otros problemas, las mujeres aun tenemos una doble carga laboral dentro y fuera del hogar y, desde la organización no existe flexibilidad ni propuestas de medidas que ayuden a mejorar esta situación.

Aprovechando esta jornada de celebración, se celebran manifestaciones y se llevan a cabo actividades para dar visibilidad a los avances que quedan por conseguir en muchos lugares del mundo. Por ejemplo, este fin de semana, en varias ciudades se han propuesto rescatar de la memoria a las mujeres en internet a través de un maratón para editar la Wikipedia. De este modo, se proponen añadir, traducir, completar y corregir entradas que hablan de mujeres célebres o corregir sus ausencias para darles la importancia que merecen.

Desde el Grupo de Atención a la Mujer de la Somamfyc pensamos que estos son algunos datos que reflejan los déficits aun existentes en la igualdad de las mujeres en nuestra sociedad. Desde nuestras consultas y desde la Somamfyc, tenemos una herramienta muy poderosa para avanzar hacia una mayor equiparación en este derecho con propuestas como no negar la asistencia a las personas excluidas por el Real Decreto-Ley 16/2012, registrando casos de vulneración del derecho a la salud con la herramienta de R.E.D.E.S, formándonos para mejorar la atención de las mujeres en situación sociosanitaria más vulnerable o, exigir que desde la organización sanitaria se generen medidas para que los profesionales sanitarios podamos conciliar mejor nuestra vida laboral y personal.

Irmina Saldaña Alonso, Médica del Familia del CS San Cristobal

BIBLIOGRAFÍA
• Boletín Nº 10 sobre Vulnerabilidad Social, marzo 2015: Vulnerabilidad social de las mujeres atendidas por la Cruz Roja: http://www.sobrevulnerables.es/sobrevulnerables/ficheros/boletines/Boletin_CRE_10.pdf
• Reiteramos nuestra denuncia acerca del impacto de la reforma sanitaria sobre la salud de las mujeres, Médicos del Mundo: http://www.medicosdelmundo.org/index.php/mod.conts/mem.detalle_cn/relmenu.111/id.4251
• Una maratón de escritura femenina para reformar la Wikipedia. Mari Luz Peinado: http://verne.elpais.com/verne/2015/03/06/articulo/1425663946_030971.html
• Tuberías con fugas. Sergio Minué: http://gerentedemediado.blogspot.com.es/2015/02/tuberias-con-fugas.html?m=1
• Female doctors who work long hours are more likely to get divorced, US researchers say. Abi Rimmer: http://careers.bmj.com/careers/advice/view-article.html?id=20021203
• R.E.D.E.S (Registro Estatal para la Denuncia de la Exclusión Sanitaria): http://registrodedatos.yosisanidaduniversal.net/

Anuncios

¿AUMENTA LA CRISIS LAS DESIGUALDADES DE GÉNERO Y EN SALUD DE LA MUJER?

El día 8 de Marzo celebramos El Día Internacional de la Mujer, queremos haceros llegar nuestra reflexión sobre la repercusión que tiene, y seguirá teniendo, si no ponemos freno, la crisis sobre las desigualdades de género.

En el contexto de una crisis económica global, que está repercutiendo con especial crudeza a los países de Europa, los recortes presupuestarios en el gasto público en sanidad, educación, ayudas sociales… están afectando directamente a la salud y el bienestar de las mujeres, y ponen en peligro los derechos que han ido adquiriendo las mujeres durante años.

Las desigualdades en el ámbito laboral, las condiciones de trabajo… son patentes y han aumentado en los últimos años.

Aunque en un primer momento de la crisis, los despidos de la construcción generaron paro fundamentalmente masculino y en las últimas estadísticas españolas, el paro afecta de forma similar a hombres y a mujeres, es probable que continúe aumentando el desempleo en la mujer debido a la disminución presupuestaria sobre el sector público, que se ha producido en un segundo envite de la crisis, y que suelen ser trabajos que realizan mujeres.

Esto, unido a la disminución de las ayudas sociales, hace que la mujer se vea más empobrecida que los hombres y sea la parte más afectada por la situación de recesión que vivimos.

Además, el salario de las mujeres es un 16% menor que el de los hombres, sobre todo a partir de que tienen su primer hijo, ya que se ven forzadas a pedir reducciones de contrato, recurrir a empleos temporales, o incluso renunciar al empleo. Cuando dejan de estar en época de crianza, en ocasiones coincide además con el cuidado de algún familiar mayor, las mujeres se encuentran con que tienen menos experiencia laboral, con peores expectativas para mejorar por ello su empleo, y repercutiendo negativamente al final de su vida laboral en la pensión de jubilación.

Según datos de la ONU, cuando una mujer quiere acceder a un puesto de trabajo, muchas veces se encuentran con requisitos diferentes a los de los hombres; al empresario le interesa saber si tiene o no hijos, su disponibilidad de horarios e incluso su apariencia física.

A pesar de estar bien preparadas, tardan más en conseguir empleo que los hombres, y lo hacen muchas veces en el sector servicios, con contratos eventuales, debido a la dificultad de conciliación de otro tipo de puesto de trabajo con las cargas familiares.

Todo ello, constituyen determinantes negativos en la salud de la mujer. Sabemos que las mujeres tienen una mayor esperanza de vida que los hombres, sin embargo, si se ajusta por calidad de vida, no existe tanta diferencia, es decir, que aunque las mujeres viven más lo hacen con peor calidad de vida. Por otro lado, si comparamos las enfermedades de los hombres con las de las mujeres, vemos que hay una mayor prevalencia en la mujer de enfermedades reumatológicas que se manifiestan con dolor, o problemas psicológicos como la depresión, ansiedad, distimias ,mayor consumo de psicofármacos… Estos problemas de salud se deben no sólo a factores biológicos y hereditarios, sino fundamentalmente a la situación laboral, socioeconómica, y a los estilos de vida, que son como hemos visto, diferentes entre ambos sexos. Parece por tanto razonable pensar, que las diferencias en salud entre hombres y mujeres, van a aumentar previsiblemente con la crisis económica.

Por todo ello, pensamos que, en este momento de crisis , las instituciones y las autoridades pertinentes tienen el deber de reforzar la dimensión de género en las medidas para salir de la crisis. Dar un nuevo rumbo a la gestión de ésta para desarrollar propuestas como algunas de las siguiente , y tantas otras que dejamos en el tintero.

Pensamos que se podrían hacer políticas para que en los órganos financieros, tanto de empresas públicas como privadas, gestionadas fundamentalmente por hombres, estuvieran representadas las mujeres, puesto que las decisiones que se toman en ellas afectan a ambos sexos. De la misma forma, la representación de la mujer en los distintos ámbitos de la política, cultura, sociedad tendría que ser proporcional a la de los hombres.

Se deberían conjugar esfuerzos para disminuir la brecha salarial entre hombres y mujeres, y facilitar la conciliación familiar con la vida laboral de la mujer.

Tenemos que seguir reforzando desde los hogares y las escuelas a los niños, para erradicar los estereotipos de género, repartir las cargas familiares de forma equitativa entre ambos sexos, fomentar que las niñas estudien nuevas tecnologías…

Y finalmente, debemos prestar especial atención a las mujeres que sufren maltrato, acoso en el trabajo, prostitutas, mujeres inmigrantes… ya que son las más vulnerables a los recortes sociales en este momento.

Creemos  que deberíamos reflexionar todos, el conjunto de la sociedad, y las clases políticas,  para cambiar las ideas que teníamos hasta ahora y que su desarrollo  no nos ha ayudado  a superar la crisis, entre ellas que los recortes en prestaciones sociales no son políticas de ahorro sino que éstas son  una inversión de futuro.

8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer

El Día Internacional de la Mujer, se comenzó a celebrar en los Estados Unidos en 1909, y desde entonces se fue extendiendo ha otros países, hasta convertirse en nuestros días en una celebración universal. Tuvo su origen como forma de reconocimiento a mujeres  corrientes como artífices de la historia y en la lucha de la mujer por participar en la sociedad en pie de igualdad con el hombre.

Desde esos primeros años, el Día Internacional de la Mujer ha adquirido una nueva dimensión mundial para las mujeres de los países desarrollados y en desarrollo. El creciente movimiento internacional de la mujer, reforzado por las Naciones Unidas, ha contribuido a que la conmemoración sea un punto de convergencia de las actividades coordinadas en favor de los derechos de la mujer y su participación en la vida política y económica. El Día Internacional de la Mujer es cada vez más una ocasión para reflexionar sobre los avances conseguidos, exigir cambios y celebrar los actos de valor y decisión de mujeres comunes que han desempeñado una función extraordinaria en la historia de los derechos de la mujer.

El lema de este año es Habilitar a la Mujer Campesina. Acabar con el hambre y la pobreza.

Según un informe de ONU-Mujeres: las mujeres rurales representan un papel fundamental en las economías tanto de los países en desarrollo como de los desarrollados, pues contribuyen al progreso agrícola, mejoran la seguridad alimentaria y ayudan a reducir los niveles de pobreza en sus comunidades. Estas mujeres constituyen el 43% de la mano de obra en el campo, cifra que llega a ser del 70% en algunos lugares. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura estima que si las mujeres tuvieran un acceso equitativo a los fertilizantes, las semillas y las herramientas, la cantidad de personas hambrientas en el mundo se reduciría entre 100 y 150 millones.

 

A %d blogueros les gusta esto: