Endometriosis, a propósito de un caso

El sábado 24 de marzo es el día mundial para visibilizar la endometriosis, un problema de salud aún infradiagnosticado y con un importante retraso diagnóstico que repercute muy negativamente en la calidad de vida de muchas mujeres.

La endometriosis es una enfermedad crónica, inflamatoria y evolutiva en la mayoría de los casos debida a la implantación de tejido endometrial (glándulas y estroma) fuera del útero. Se localiza de forma predominante en la pelvis, más frecuentemente en los ovarios, el saco de Douglas, los ligamentos úterosacros, el útero, las trompas de Falopio, el sigma y el apéndice. Aunque es más raro, puede encontrarse en otras localizaciones anatómicas, como la pleura o las meninges.

Es una enfermedad estrógeno-dependiente que afecta a la mujer en edad fértil y está asociada a dolor pélvico e infertilidad.

Los síntomas pueden comenzar en la adolescencia y habitualmente remiten en la menopausia. Las manifestaciones clínicas son muy variadas, desde presentaciones asintomáticas hasta formas graves con síntomas dolorosos intensos o infertilidad asociada.

Es una enfermedad que produce altas tasas de morbilidad en términos de dolor e infertilidad. Se observa que las mujeres con endometriosis tienen peor calidad de vida, mayor pérdida de productividad laboral y mayor afectación en la realización de las tareas cotidianas que mujeres sin este problema de salud.

Se ha objetivado un retraso del diagnóstico en endometriosis de unos 6,7 años desde el inicio de los síntomas hasta que se confirma quirúrgicamente. El papel de Atención Primaria (AP) es fundamental para la sospecha y el diagnóstico precoz de esta enfermedad, y así disminuir sus complicaciones. Y es que las mujeres con endometriosis consultan el doble a sus médicos de familia que las mujeres sanas, aumentando el número de visitas el año previo al diagnóstico.

Lectura recomendada

Guía de atención a las mujeres con endometriosis en el Sistema Nacional. Informes, Estudios e Investigación 2013. [Internet.] Madrid; Ministerio de Sanidad, Igualdad y Servicios Sociales. Disponible en: www.mssi.gob.es.

Completa guía en la que se revisa de forma global toda la enfermedad y la actuación desde AP y atención especializada.

Febrero_2018 imagen

Se puede consultar el artículo completo en la página web de la revista Actualización en Medicina de Familia (AMF): AMF 2018;14(2):87-92 http://amf-semfyc.com/web/article_ver.php?id=2193

Las autoras del mismo son Rocío Triano Sánchez e Irmina Saldaña Alonso, ambas miembros del GdT Atención a la Mujer SoMaMFyC.

Anuncios

ENDOMETRIOSIS. GRAN IMPORTANCIA PARA LA SALUD Y EL RETRASO EN SU DIAGNÓSTICO

endometriosis

 

La endometriosis es una enfermedad inflamatoria crónica y evolutiva en la mayoría de los casos, que se caracteriza por depósitos de tejido ectópico endometrial en la pelvis y fuera de ella.

Los síntomas pueden comenzar en la adolescencia y típicamente ceden en la menopausia.

La endometriosis es la causa más frecuente de dolor pélvico en mujeres en edad fértil.

Uno de los retos que como médica/o de familia se nos presenta ante la endometriosis es sospechar la enfermedad y así disminuir el retraso en el diagnóstico y tratamiento de la misma, ya que así evitaremos complicaciones en  órganos profundos  y /o afectación de la fertilidad.

 

esatdios endometriosis 2

Fuente: The American Society for Reproductive Medicine (ASRM) classification system.

 

En la literatura científica se ha descrito  resultados  de retraso diagnóstico  de unos  de 7 años, con un número medio de visitas al médico/a de familia hasta la derivación a ginecología de 6,7 consultas.

Se ha visto que las mujeres con esta enfermedad consultan más a su médica/o de familia que otras mujeres y que esa frecuencia aumenta en el año previo al diagnóstico.

 

Son distintas las causas que nos hacen que nos retrasemos en el diagnóstico:

Diversidad de síntomas y de intensidad: Uno de los síntomas más frecuentes es dolor pélvico crónico con la dismenorrea como forma más frecuente de  presentación. También nos podemos encontrar con síntomas digestivos, urinarios, lumbares y fatiga acompañante. E incluso hasta  15% de mujeres asintomáticas.

Normalización de la dismenorrea por parte de los pacientes y de profesionales sanitarios.

Utilización de tratamientos sintomáticos sin ir más allá para diagnosticar etiología del dolor pélvico.

No utilizar otras técnicas más completas más allá de la ecografía vaginal.

Escasa formación en dolor pélvico crónico.

 

Debemos recordar que factores de riesgo presenta esta enfermedad que nos ayuden a su diagnóstico precoz:

  • Menarquia temprana.
  • Ciclos menstruales regulares y cortos (< 27 días) y los periodos largos que duran 7 días o más.
  • Antecedentes familiares: madre o hermana afecta aumenta por  6  el riesgo.

 

Podemos destacar unos síntomas claves que nos tienen que poner en alerta para que pensemos que la paciente que tenemos delante pueda tener una endometriosis DISMENORREA SEVERA.

claves endometriosis

No debemos olvidarnos de nuestras pacientes adolescente que también pueden sufrir endometriosis.

 

Debemos realizar una valoración, como en todo paciente, biopsicosocial ya que el dolor crónico que sufren les produce alteraciones en su vida cotidiana como bajas laborales frecuentes, alteraciones en la esfera sexual  con consiguientes alteraciones del ánimo que pueden precisar de una atención multidisciplinar.

 

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA:

A %d blogueros les gusta esto: