Restricción al aborto en las mujeres de 16 y 17 años

Después de haberse dado marcha atrás a la reforma completa de la conocida como Ley de plazos del Aborto, gracias a la respuesta enfrentada  de una gran parte de la sociedad y colectivos feministas, el gobierno lanza  sin embargo unas medidas que limitarán la libertad de las mujeres de 16 y 17 años que decidan someterse a un aborto. El Ministerio de Sanidad pretende que necesiten del consentimiento paterno para abortar, a pesar de que  la ley de autonomía del paciente situaba la mayoría de edad para la atención sanitaria en 16 años

En realidad, la  ley de plazos, ya explicita que las mujeres de 16 y 17 años que deciden abortar informen al menos a uno de sus representantes legales, y sólo se prescinde de esta información ante situaciones excepcionales de “conflicto grave, violencia intrafamiliar, amenazas, coacciones, malos tratos, desarraigo o desamparo”.

Con esta nueva reforma se eliminarían estos supuestos generalizando que todas las menores de edad necesiten del consentimiento de los padres o tutores legales.

Para dar a conocer la realidad de estas mujeres, y la excepcionalidad de los casos en los que no se informa a los progenitores  la Asociación de Clínicas Acreditadas para la interrupción del embarazo española (ACAI), ha presentado los resultados de un estudio realizado a más de 25.000 mujeres que interrumpieron su embarazo en el período de Enero a Septiembre del 2014. De ellas, sólo un 3,6% (913 mujeres) tenían entre 16 y 17 años, y de éstas sólo  un 12,38% ( 113 mujeres), lo hicieron sin el conocimiento de los padres. Es decir, entre un 80 y un 90% informaron a sus padres.

Por ello, esta reforma, lejos de proteger a la mayoría de mujeres de 16 y 17 años embarazadas que deciden abortar, que sí que hablan con sus padres, deja desprotegidas a las mujeres más vulnerables, que se encuentran en situaciones sociales, familiares, económicas… muy desfavorecidas. Muchas de ellas, se someterán a abortos clandestinos con las implicaciones médicas, legales, etc. que ello supone. Y muchas otras continuarán con un embarazo no deseado dentro de ese mismo marco familiar que las ha negado la libertad de decidir sobre su propio cuerpo y en el que muchas veces se sospechan situaciones de violencia oculta

Nos mantenemos en la misma línea de pensamiento de que la forma de disminuir el número de abortos,  sigue siendo mediante medidas de prevención y aumento de recursos, y no mediante la restricciones a la ley.

Mujeres de 16 y 17 años que no comunicaron su embarazo. ACAI

María Jesús Domingo Nieto
Médica de Familia del GdT Atención a la Mujer Somamfyc

 

La nueva reforma de la ya reformada Ley del Aborto

Es tema de debate en todos los ámbitos, el hecho de que se va a volver a reformar la ya vigente Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

Pero, más allá de las cuestiones ideológicas planteadas por algunos sectores de la población, ¿qué datos tenemos sobre las Interrupciones Voluntarias de Embarazo?,  ¿cambia algo la despenalización de la ley del aborto en el número de IVEs?. Y más importante, ¿ por qué las mujeres se quedan embarazadas para después recurrir al aborto, que por descontado, no es una decisión fácil ni agradable para ninguna de ellas?.

Los datos que tenemos del Ministerio de Sanidad han mostrado un incremento de las tasas de aborto en los últimos años; sin embargo, si repasamos los datos del 2008 al 2010 vemos como parece que la tendencia ha sido a estabilizarse (recordemos que la Ley del Aborto entró en vigor en Julio del 2010).

Faltan aún los datos del año 2011 y además todos estos datos debemos interpretarlos con cautela, entre otras cosas porque el número de centros que ha notificado los IVEs que han realizado, ha ido aumentando progresivamente con los años.  Si se comparan los datos de España con los de otros países de la Unión Europea, vemos cómo nuestro país no es de los que tienen un mayor número de IVEs ( interpretando ésto también con cuidado por la variedad de circunstancias socioculturales y legislativas propias de cada país). Pero, en general, y según un informe de la OMS se llega a la conclusión de que LA RESTRICCIÓN LEGAL AL ABORTO NO DISMINUYE SU INCIDENCIA. Es más, los países donde el aborto está penalizado, las mujeres que deciden abortar lo hacen igualmente, con los medios que tienen a su alcance y de forma clandestina; es decir, sin unas condiciones sanitarias mínimas  para llevarlo a cabo sin riesgos, aumentando con ello la morbilidad y mortalidad materna. Por todo ello,  lo que recomienda el Parlamento Europeo  desde el 2008 es la despenalización del aborto.

El aborto no es un problema de grupos políticos ni de ideologías, es una realidad que hay que mirar de frente y planificarla. Es un problema que afecta a la salud de mujeres en general y adolescentes en particular.  Por ello es obligatorio un abordaje minucioso y de forma integral desde todos sus ámbitos,  uniendo esfuerzos de  grupos de expertos de todos los niveles implicados: políticos, sanitarios, educadores…, con el objeto de identificar los problemas sociales, demográficos y económicos que concurren cuando una mujer se plantea el aborto, para optimizar las políticas de prevención, mejorar la asistencia sanitaria, así como el apoyo y recursos para las mujeres que deciden continuar o no con su gestación. Creemos que estos factores son los que SI  disminuyen los IVEs , que es, al final, el objetivo que todos deseamos, ( o ¿ no?),  y no reducirlo a la medida más simplista que es volver a penalizar el aborto en España.

A %d blogueros les gusta esto: