#25Noviembre Día contra la #Violencia de Género: en el punto de mira para la detección precoz en #Atención Primaria

Imagen extraída de: «En la mira: 16 Días de activismo contra la violencia de género» https://www.unwomen.org/es/noticias/en-la-mira/2022/11/en-la-mira-16-dias-de-activismo-contra-la-violencia-de-genero

¡Unidas! ¡Unidos! El 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, comienza la campaña anual que finaliza el 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, marcando los 16 días de activismo contra la Violencia de Género. Lejos de mejorar, durante la pandemia por covid-19 tenemos datos que confirman un aumento de los casos de violencia de género a nivel mundial.

La campaña de la Organización Mundial de las Naciones Unidas de este año anima a todo el mundo a involucrarse impulsando 10 formas de poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, porque luchar contra la violencia de género es responsabilidad de toda la sociedad. Estas medidas son las siguientes1:

1. Alzar la voz, hablar claro;

2. Conocer el problema y los indicios;

3. Denunciar el acoso sexual;

4. Cuestionar las creencias sobre la masculinidad;

5. Financiar a organizaciones de mujeres;

6. Reclamar mejores respuestas y servicios;

7. Pedir más datos;

8. Presionar para que se aprueben leyes más sólidas;

9. Apoyar el liderazgo de las mujeres;

10. Fomentar la solidaridad con otros movimientos.

Y ¿qué podemos hacer en el Sistema Público de Salud? Y ¿desde Atención Primaria?

El repunte de los asesinatos de mujeres por parte de la pareja o expareja producido durante la pandemia por covid-19 en España, puso de relieve la necesidad de revisar las actuaciones institucionales en respuesta a esta violencia2.

La magnitud de ésta, el impacto que provoca en la salud física y mental tanto de la mujer como en la de sus hijas e hijos, además de las consecuencias sociales, laborables, económicas, entre otras, sumado al infradiagnóstico, justifican la necesidad de incorporar herramientas sencillas que puedan usarse de forma rutinaria en los servicios de salud para contribuir a dicha detección.

El 25 de noviembre del año pasado, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud aprobó una serie de medidas para mejorar la detección de forma temprana la violencia de género y la formación específica de profesionales del Sistema Nacional de Salud. Hubo un compromiso de que se pondrían en marcha a lo largo de 2022. A pesar de los avances que ha habido desde la aprobación de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género y las sucesivas normas estatales y autonómicas, aún quedan mejoras por instaurar e inversión por realizar. Esperamos que con motivo de esta fecha, se instauren lo antes posible estas nuevas medidas pendientes, y se refuercen todas las medidas preventivas para erradicar las violencias de género3.

Los servicios de salud, son el primer recurso al que las mujeres acuden a pedir ayuda, en un porcentaje por encima del resto, siendo el siguiente los Servicios Sociales, al que acuden el 7,2%.

Del 33,1% de mujeres que sí han buscado ayuda formal tras haber sufrido violencia por parte de su pareja o expareja, el 27,07 % de las mujeres que han sufrido Violencia Física Sexual o Emocional de alguna pareja, actual o pasada, se han puesto en contacto con algún servicio sanitario (médica/o, centro de salud, psicológico/psiquiatría, farmacia).

Por ello la OMS se ha dirigido en varios de sus informes al personal sanitario, reclamándonos que nos involucremos en la lucha contra este problema de salud pública: “No tengáis miedo de preguntar”.

En la actualidad, son ya siete las Comunidades Autónomas que han incorporado herramientas de detección temprana en el diagnóstico de la violencia de género, compilándolas en sus Guías y Protocolos sanitarios más recientemente actualizados: la Comunidad Valenciana, Baleares, Castilla y León, Galicia, Extremadura, La Rioja, País Vasco y Murcia.

Este instrumento común estandarizado de detección temprana, cuenta con dos herramientas principales: el cuestionario de detección Women Abuse Screening Tool (WAST) para la detección temprana y Cuestionario de detección Abuse Assessment Screen (AAS).

Las preguntas de estos cuestionarios (¿cómo describiría su relación de pareja? ¿cómo resuelven las discusiones de pareja? y en alguna ocasión, ¿ha sufrido maltrato emocional, físico o sexual por parte de su pareja o por una persona importante para usted?) ayudarán a tomar decisiones sobre el nivel de sospecha para descartar o confirmar un caso y aplicar un cuestionario más extenso para valorar el riesgo de la mujer si hay una sospecha confirmada.

Sobre la base de la experiencia existente en los diferentes servicios de salud de las comunidades autónomas en la actualidad y la evidencia científica disponible en cuanto a validación de estas herramientas, se recomienda utilizar para la detección precoz3:

  • El Cuestionario WAST Corto, incluyendo, además, la primera pregunta del Cuestionario AAS para la detección de la violencia de género en el pasado.
  • El Cuestionario WAST Corto-CL (también llamado Cuestionario WAST Largo) o el Cuestionario AAS.

El Cuestionario de detección Women Abuse Screening Tool (WAST) consta de dos bloques, denominados como Cuestionario WAST Corto y Cuestionario WAST Largo, que se realizarán siempre a mujeres de 14 años, en consonancia con la definición de caso de violencia de género en el Sistema Nacional de Salud.

Se efectuarán siempre en dos momentos diferenciados:

  • A la apertura de la historia clínica, o en consulta habitual;
  • Si en su historia clínica no hay constancia de haberle preguntado con anterioridad durante los últimos dos años (siempre el tiempo estimado que consideremos individualizando cada caso, pudiendo ser: 1 año, por trimestre/en el puerperio, etc).

Una vez realizado el proceso de detección, ante la sospecha de hallarnos ante un posible caso de violencia de género, se deberá llevar a cabo una confirmación o descarte del mismo. Para ello, se utilizará: (1) el Cuestionario de detección Abuse Assessment Screen (AAS) o (2) el Cuestionario WAST Largo-CL.

Os dejamos las preguntas de los cuestionarios en las siguientes gráficas3:

Desde el Grupo de Atención a la Mujer de la Somamfyc os animamos a seguir formándonos y comprometiéndonos en la detección y el abordaje de la violencia de género. En Atención Primaria, como puerta de entrada de la sanidad, tenemos una oportunidad de oro. Está en nuestra mano preguntar, las encuestan demuestran de manera reiterada que están deseando que les tiremos de la lengua. Nos sobran los motivos: ¡Por ellas, por toda la sociedad!

Las autoras son médicas de familia y miembro del Gdt Atención a la Mujer Somamfyc: Dra. Irmina Saldaña Alonso, Dra. Raquel Gómez Bravo, Dra. Alicia Díaz Revilla

BIBLIOGRAFÍA:

  1. Hacia adelante: 10 formas de poner fin a la violencia contra las mujeres. https://www.unwomen.org/es/noticias/reportaje/2022/11/hacia-adelante-10-formas-de-poner-fin-a-la-violencia-contra-las-mujeres
  2. Plan de Calidad del Sistema Sanidad de Salud. Informe Salud y Género 2022: https://www.sanidad.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/pdf/equidad/InformeSaludyGenero2022/INFORME_SALUD_Y_GENERO_2022.15.09.2022.web.pdf
  3. Plan de Calidad del Sistema Sanidad de Salud. Instrumento Estandarizado Detección Temprana de Violencia de Género: https://www.sanidad.gob.es/fr/organizacion/sns/planCalidadSNS/pdf/equidad/Doc_Aprobado_CISNS_Instrum_Estandariz_Detec_Temprana_VG_1Dic2021_OSM.pdf

#25N2021 revisión del estudio «La situación de la #violencia contra las #mujeres en la #adolescencia en España»

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce la violencia de género (VG) como un importante problema de salud pública. La VG se produce en todos los países, culturas y clases sociales, detectándose grandes diferencias en la estimación de su prevalencia. Esto se asocia a múltiples factores como por ejemplo el grado igualdad de género existente en el país, la aceptabilidad cultural para hablar con otras personas de las experiencias vividas de violencia, la forma de evaluarla y de recoger los datos y etcétera.

Por su magnitud y por la grave afectación que produce en todas las esferas de la salud de las mujeres que la sufren, es clave conocerla bien, detectarla y abordarla desde Atención Primaria. Aunque hemos avanzado en la visibilización de este problema, aún falta sensibilización y formación de profesionales sanitarios.

La Atención Primaria como puerta de entrada del sistema sanitario, tenemos un papel principal. Por lo tanto, precisamos más formación para poder detectar y acompañar convenientemente a las mujeres que la sufren. Como profesionales de la salud cuanta más sensibilidad y más conocimiento tengamos: haremos una búsqueda más activa, detectaremos más y de manera más precoz, y tendremos más seguridad para abordarla, tratarla y acompañar a las mujeres en su proceso de recuperación.

Campaña del programa Por los Buenos Tratos de Acción en Red https://www.porlosbuenostratos.org/

El estudio más importante sobre la violencia contra las mujeres en Europa publicado hasta el momento es «Violencia de género contra las mujeres: una encuesta a escala de la UE Resumen de las conclusiones (5 marzo 2014)». Fue llevado a cabo por la Agencia de Derechos Fundamentales de la UE (FRA, 2014), realizado con 42.000 mujeres, una muestra de la población de 18 a 74 años, representativa a nivel global así como de cada uno de los 28 Estados Miembros. Entre muchos otras conclusiones, la encuesta mostraba que ya entonces el 87 % de las mujeres considerarían aceptable que sus profesionales de medicina preguntaran de forma rutinaria sobre actos de violencia cuando observen determinadas lesiones o características en las pacientes.

Es muy importante hacer balance de los avances, estancamientos y/o retrocesos en materia de VG en la adolescencia, ya que son el futuro de nuestras sociedades.

Es por esta razón que este 25 de noviembre Día Internacional contra la Violencia de Género (VG) el Grupo de Trabajo de Atención a la Mujer de la Somafyc, hemos revisado el último estudio en esta materia publicado en 2021 «La situación de la violencia contra las mujeres en la adolescencia en España».

El principal objetivo de esta investigación es conocer la situación actual de la violencia contra las mujeres en la adolescencia España, así como las condiciones de riesgo y protección frente a dicha violencia y la evolución detectada al comparar los resultados obtenidos en 2020 con los de estudios anteriores. Se basa en una muestra representativa de 13.267 adolescentes de 14 a 20 años, de 336 centros educativos no universitarios, distribuidos en 16 Comunidades Autónomas, además de las ciudades con estatuto de autonomía de Ceuta y Melilla.

Una de las virtudes de éste es la comparativa que realiza de los estudios realizados en España en 2010, 2013 y 2020 con procedimientos similares de evaluación.

Los resultados obtenidos reflejan que la juventud incrementa el riesgo de sufrir todos los tipos de violencia evaluados: el 2,5% de esas jóvenes entre 14 y 20 años han sufrido violencia física frente al 0,8% de las ≥25 años, los porcentajes son del 3,7% y del 1,1%, respectivamente en violencia sexual, en violencia psicológica de control del 17,3% y del 5,9% y en violencia psicológica emocional del 11,6% y el 5,0%.

Los resultados de 2020 de VG en el ámbito de la pareja indican que un mayor porcentaje de chicas adolescentes reconocen haber vivido: el 17,3% abuso emocional (“insultar o ridiculizar”), el 17,1% control abusivo general (“decidir por mí hasta el más mínimo detalle” ), el 14,9% control a través del móvil, el 11,1%  «se ha sentido presionada para situaciones de tipo sexual que no quería”, el 9,6% que le han hecho “sentir miedo”, el 8,7% que le han dicho que “no valía nada”, el 8% que el chico que la maltrató “presumía de dichas conductas”.

Como sucedía en 2010 y en 2013, los chicos que reconocen haber ejercido VG es ok sensiblemente menor a las chicas que responden haberlas sufrido. Estos resultados que reflejan una mayor dificultad para reconocer las situaciones vividas sobre violencia de género en los chicos que las han ejercido que en las chicas que las han sufrido como víctimas.

Figura 1. Porcentaje de chicas que reconoce en 2020 haber vivido cada situación de violencia de género a veces o con más frecuencia
Figura 2. Porcentaje de chicos que reconoce en 2020 haber ejercido cada situación de violencia de género a veces o con más frecuencia

DIFERENCIAS en VG entre 2010, 2013 y 2020

  1. Entre 2010 y 2013 se produce un claro incremento de la VG en el ámbito de la pareja vivida por la adolescencia en España. Se llega a la conclusión que tenía que ver fundamentalmente con el incremento de nuevas tecnologías para ejercer el maltrato, así como a los cambios en las relaciones de parejas atribuibles a las TICs (Tecnologías de Información y Comunicación).
  2. Entre 2013 y 2020 se produce un claro descenso de la VG en el ámbito de la pareja vivida por la adolescencia en España. Se llega a esta conclusión tanto por la disminución del porcentaje de chicas que reconocen haberlo vivido, como por los chicos que reconocen haberlas ejercido. Lo mismo sucedió usando las TICs a pesar de un uso mayor.
  3. Entre 2010 y 2020 desciende significativamente la violencia de control. El cambio es de mayor magnitud en la violencia psicológica y de control, en el resto de situaciones las diferencias no son estadísticamente significativas. Conviene tener en cuenta, que sobre la violencia de control se han centrado la mayoría de las campañas de sensibilización dirigidas a la adolescencia en VG en los últimos años.

Los resultados reflejan una disminución significativa en la última década en la identificación de la adolescencia en España con la mentalidad de dominio-sumisión que conduce a la violencia de género, que se produce sobre todo entre 2013 y 2020. Aunque en los tres años evaluados las chicas muestran un mayor rechazo a dicha mentalidad que los chicos, el avance es significativo en ambos grupos y de mayor magnitud entre los chicos. Resultados que cabe relacionar con la disminución de la violencia de género en el ámbito de la pareja entre 2013 y 2020, detectada a través de las situaciones que las chicas reconocen haber sufrido como víctimas y los chicos haber ejercido como agresores.

La disminución de la violencia de género detectada entre 2013 y 2020 parece estar estrechamente relacionada con otros cambios producidos en dicho período en: la adolescencia, las familias, la escuela y el conjunto de la sociedad.

En la adolescencia son especialmente destacables los cambios producidos en: la diminución del sexismo, la menor justificación de la violencia de género y la mayor importancia que dan a “la defensa de la igualdad entre todas las personas”, como valor prioritario con el que identificarse y para su pareja ideal.

En las familias resultan especialmente significativos los cambios en los mensajes sobre las relaciones de pareja, erradicando estereotipos acerca del dominio del hombre sobre la mujer y sustituyéndolos por mensajes a favor de la igualdad.

En el ámbito educativo se pone de manifiesto que han ido aumentando las actividades desarrolladas para construir la igualdad y para prevenir la violencia contra las mujeres.

Estos cambios parecen formar parte de una transformación general que afecta al conjunto de la sociedad.

El reconocimiento de estos avances detectados no debe impedir reconocer que precisamos seguir mejorando. Sigue habiendo muchos/as adolescentes que viven dicha violencia, que los cambios son menores en las formas de violencia más graves, que es necesario extender la prevención escolar para que llegue a toda la población en las mejores condiciones (actualmente, la mitad de la adolescencia no la recuerda), implicando más a las familias en dicha prevención, que los riesgos existentes a través de las nuevas tecnologías son muy frecuentes y graves y que es preciso prevenir también otras formas de violencia contra las mujeres, prestando una especial atención a la violencia sexual en sus distintas manifestaciones, incluido el acoso sexual online.

La violencia contra las mujeres interpela a toda la sociedad. La violencia de género es un problema prioritario al que tenemos que mirar de frente desde el sistema sanitario de salud. Desde nuestro Gdt Atención a la Mujer queremos expresar que en Atención Primaria siempre seguimos al lado de las mujeres que sufren VG.

En nuestro Blog Salud “Salud Mujer y Atención Primaria” contamos con la sección de Violencia de Género en Recursos para Profesionales. En particular sobre violencia sexual y abordaje en Atención Primaria, mutilación genital femenina, y violencia de pareja o expareja hacia las mujeres: https://gdtmujersomamfyc.wordpress.com/recursos-para-profesionales/violencia-de-genero/

Resaltamos el documento NO HACER en violencia de género en la pareja o expareja: https://gdtmujersomamfyc.wordpress.com/recursos-para-profesionales/violencia-de-pareja-hacia-las-mujeres/

Autoría: Dra Irmina Saldaña Alonso, Dra Alicia Díaz Revilla

Bibliografía

  1. Violencia de género contra las mujeres: una encuesta a escala de la UE Resumen de las conclusiones (5 marzo 2014): https://fra.europa.eu/es/publication/2020/violencia-de-genero-contra-las-mujeres-una-encuesta-escala-de-la-ue-resumen-de-las
  2. “La situación de la violencia contra las mujeres en la adolescencia en España”: https://violenciagenero.igualdad.gob.es/violenciaEnCifras/estudios/investigaciones/2021/estudios/violencia_en_la_adolescencia.htm

Parte de lesiones en Violencia de Género: claves prácticas para rellenarlo

La mujer que sufre violencia de género (VG) suele consultar, en la mayoría de las ocasiones, por las consecuencias del maltrato, ya que tiene repercusiones muy importantes en su salud.

Las médicas y médicos de familia debemos tener una postura activa de búsqueda de signos de sospecha de VG, y ante dolores y síntomas inespecíficos, tener tempranamente entre nuestras hipótesis este diagnóstico diferencial.

Lo importante en un proceso de VG es priorizar a la mujer y sus decisiones. Nuestra responsabilidad profesional es el acompañamiento del proceso que, siendo ella la protagonista, le permita retomar el control de su vida.

También debemos tener presente el objetivo: la separación de su maltratador libremente y garantizar la seguridad de la mujer.

Uno de los temas que más nos preocupan como profesionales de la medicina es el parte de lesiones (PL). Es por esa razón, que vamos a profundizar de manera práctica en este aspecto de la atención a la mujer que sufre VG. El PL es la comunicación de unos hechos clínicos y una sospecha de delito. No es un documento público, va destinado a juez y forense.

Cuando emitimos un PL es clave INFORMAR SIEMPRE a la mujer de lo que va a ocurrir:

  • Será llamada a declarar para que corrobore los hechos que figuran en el parte de lesiones y formular denuncia si lo desea.
  • En aproximadamente 48 horas las fuerzas de seguridad acudirán a la casa.
  • Se llevarán detenida a la pareja/expareja y en un máximo de 72 horas se realizará un juicio rápido
  • El/la juez impondrá si procede e individualizando en cada caso orden de alejamiento, el ingreso en prisión del agresor u otras medidas.

El PL debe tener 3 copias: 

  • Una para el/la juez
  • Otra copia quedará en el centro de salud
  • Una tercera que se entregará a la mujer para presentar denuncia si lo desea (muy importante indicar que la guarde en un sitio que no pueda ser vista por la pareja/expareja).

Según la Ley de Enjuiciamiento Criminal BOE 260, 17/09/1982, debemos realizar un PL al tener noticia de un delito público. En caso de riesgo vital alto, haremos siempre el PL. En las demás situaciones, recomendamos realizar una valoración individual, porque el PL no protege en todos los casos y puede colocar a la mujer en un escenario de mayor riesgo. Por otro lado, realizar el PL sin su consentimiento, con la negación de la mujer o sin datos objetivos no alcanzaría su finalidad legal, y podría suponer una quiebra de la relación asistencial.

El comunicado a la justicia no finaliza el proceso asistencial, que está dirigido a que la mujer establezca objetivos y asiente mecanismos para salir de la situación de violencia. Para llegar a este objetivo final, la mujer irá tomando decisiones progresivamente, y estará en un proceso de recuperación que en muchas ocasiones puede ser lento y requiere tiempo.

La concesión de la condición de víctima de violencia de género es necesaria para recibir las ayudas. El reconocimiento oficial de sufrir VG se llama Título Habilitante (TH). Hoy en día el TH se puede conseguir por vía judicial y no judicial, como explicamos en la siguiente entrada del blog LA ATENCION A LAS MUJERES QUE SUFREN MALTRATO. HAY OTRA SALIDA además de la denuncia. ¿Qué es el TÍTULO HABILITANTE?. Por lo tanto debemos conocer que la denuncia no es el único camino para obtener las ayudas ni para salir de la situación de violencia.

Por esta razón queremos resaltar que es prioritario no centrarnos en un modelo basado en la denuncia, sino apoyarnos en un modelo de salida asistida. Le asesoraremos sobre las ayudas jurídicas, psicológicas y sociales que puede recibir. Si las desconocemos, debemos recomendarle profesionales o centros especializados en VG, cuidando siempre de no perder la continuidad asistencial.

A continuación exponemos en un PL en blanco las especificidades que debemos rellenar y dejar bien descritas cuando tenemos sospecha o un caso confirmado de VG. Es importantísimo conocer que la historia clínica es un documento legal, y por lo tanto debemos registrar siempre con detalle. Registremos el episodio de maltrato/VGde manera visible, aunque en modo no imprimible. Lo que tengamos registrado en sus antecedentes (problemas de salud anteriores o actuales, tanto físicos como emocionales, que puedan ser causados por estar sufriendo violencia) serán de mucha utilidad para el PL o para realizar un informe que nos demande la paciente o quién corresponda en un momento dado.

Puedes descargarte el pdf con las claves para rellenar el parte de la lesiones en un caso de VG aquí. Estará accesible de manera permanente en nuestra sección del blog Recursos para profesionales: https://gdtmujersomamfyc.wordpress.com/recursos-para-profesionales/violencia-de-genero/como-rellenar-un-parte-de-lesiones-en-un-caso-de-violencia-de-genero

Os invitamos a acceder a una de las entradas de blog en la que profundizamos en el protocolo de actuación coordinada en la Comunidad de Madrid en materia de agresiones sexuales. En ésta explicamos más detalles ante tipo de VG y profundizamos en los recursos dónde asesorarse y/o derivar a la mujer: Visibilizar la Violencia Sexual y Protocolo de actuación en Atención Primaria.

Existen variados recursos para la atención a las mujeres víctimas de VG en la Comunidad de Madrid. Vamos a resaltar tres de ellos por el apoyo que facilitan en situación de emergencia y/o por su disponibilidad 24 horas.

El Servicio de Atención a Mujeres Víctimas de Violencia de Género (S.A.V.G. 24 Horas) está especializado en atención de emergencia y protección a las víctimas de violencia de género en el ámbito de la pareja y expareja que atiende en primera instancia y como dispositivo referencial de primer nivel y de acceso a otros recursos que configuran la red especializada. Atiende a todo el municipio de Madrid. Teléfono 900 222 100. Para más información aquí.

En 2020 en el municipio de Madrid se creó el Centro de crisis 24 horas para la atención a mujeres víctimas de violencia sexual. Éste es un servicio multidisciplinar de atención especializada a mujeres que hayan vivido un intento o una situación de violencia sexual reciente o pasada, o que tengan sospecha de haberla sufrido. No es imprescindible residir en Madrid, pueden atender a mujeres sin papeles. Para más información aquí.

La UFAM son las Unidades de Atención a la Familia y Mujer de la Policía Nacional especializadas en la prevención y la investigación de las infracciones penales sobre violencia de género, doméstica y sexual. Existen dispositivos en diversos municipios de Madrid. Recogen la denuncia, investigan y prestan la protección que necesite la víctima. Aunque la persona no tenga claro si va a denunciar, dan información sobre el proceso y los recursos que le pueden ayudar. Teléfono 91 322 35 55. Para más información aquí.

Resumiendo en los casos de violencia sexual: Si atendemos a una mujer que acaba de ser agredida sexualmente y quiere denunciar: llamar al 091 para que la escolte a la UFAM y allí se encargarán de todo. Si el hecho ha sucedido hace unos días y ella quiere denunciar, derivaremos a la mujer a la UFAM y en este caso ella desplazará por su cuenta. En cualquiera de los dos casos anteriores, si la mujer no desea denunciar o no lo valora como opción, al menos por el momento, la derivaremos al centro de crisis 24 horas.

Sumisión Química (SQ) puede definirse como la agresión sexual, robo, extorsión y/o maltrato, sufridos bajo la influencia de sustancias psicotrópicas. Si bien el alcohol es la más comúnmente empleada, las sustancias implicadas pueden ser múltiples. Por otro lado, el mayor número de figuras delictivas bajo este término está relacionado con delitos de índole sexual, de ahí el término “agresión sexual facilitada por alcohol o drogas” (DFSA, drug facilitated sexual assault). Es necesario establecer un abordaje sistematizado desde el ámbito sanitario por las repercusiones clínicas y legales que pueda ocasionar.

Existe un protocolo en la Comunidad de Madrid de actuación sanitaria ante casos de sospecha de SQ para mejorar la sensibilidad en el diagnóstico del proceso, establece los pasos a dar para recoger las muestras precisas para identificar la sustancia utilizada con fin delictivo y llegar a un diagnóstico de certeza en los casos que sea posible. Dejamos el enlace al documentos aquí.

Y por último, un decálogo de recomendaciones para «No hacer» en consulta ante una mujer que sufre VG, elaborado por nuestro Grupo de Trabajo (GdT) de Atención a la Mujer de la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria (SoMaMFyC).

Autoras: Dra. Irmina Saldaña Alonso y Alicia Díaz Revilla

Bibliografía

Más información en nuestro blog:

Lectura recomendada: Irmina Saldaña Alonso, Alicia Díaz Revilla. «Doctora, no puedo con mi alma»: mujer con malestares y violencia de género. Monográfico AMF mayo 2020 Mujer y Salud

Bibliografía Violencia de Género Comunidad de Madrid y municipio de Madrid:

Bibliografía Violencia de Género Estatal:

#25N Día Internacional contra la #ViolenciaDeGénero: #AtenciónPrimaria en tiempos #Covid sigue al lado de las mujeres que sufren #VG

Este 25 de noviembre Día Internacional contra la Violencia de Género (VG) el Grupo de Trabajo (Gdt) de Atención a la Mujer de la Somafyc, hemos revisado algunos datos sobre la VG durante los meses de pandemia de coronavirus.

La VG está reconocida como una violación de los derechos humanos y un problema de salud pública por su magnitud, su gravedad y sus repercusiones para la salud de las mujeres, su entorno familiar y social 1,2,3. Valorando el grado de afectación a la salud de las mujeres y convivientes, y la gravedad de estas consecuencias, sabemos que la VG deja una huella profunda produciendo secuelas a corto, medio y largo plazo.

Campaña Anual 2020 ONU Mujeres «Actúa: 10 maneras para contribuir a erradicar la violencia contra las mujeres, incluso durante una pandemia»

Sabemos que la situación de las mujeres que viven situaciones de violencia en general y en particular en sus relaciones de pareja o ex-pareja, se agrava en situaciones de crisis como las que estamos viviendo actualmente1,2,3. Las razones son múltiples. Entre ellas destacan la imposibilidad durante los meses de confinamiento, y ahora la dificultad, de acceder a sus redes sociales habituales u a otras fuentes de apoyo, así como la menor accesibilidad a los servicios de salud y recursos sociales. También influyen otros factores que se han desencadenado globalmente tales como la pérdida de trabajo e ingresos económicos que producen una mayor dependencia. Estos elementos obstaculizan la detección de estos casos de maltrato y por lo tanto la protección y/o el abandono de esas relaciones abusivas.

Toda la sociedad hemos tenido que adaptarnos. Muchas organizaciones públicas y privadas hemos adoptado nuevas formas de comunicarnos y actuar durante la pandemia. Algunas han hecho atención a través del teléfono, otras por videollamada o mensajes. Otras, como los servicios públicos de salud, hemos combinado estas herramientas con la atención presencial.

Al comenzar el estado de alarma se adoptaron medidas urgentes en materia de protección y asistencia a las víctimas de VG. Se declararon esenciales todos los servicios de asistencia integral a las víctimas de violencia contra las mujeres. Entre las medidas impulsadas, se puso en marcha la campaña institucional «La violencia machista la paramos unidas» para la prevención y apoyo contra la violencia machista4.

Cartel contra la violencia de género
Campaña «La violencia machista la paramos unidas»

La iniciativa Mascarilla-19 es una acción impulsada por los Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Canarias que posteriormente se fue extendiendo a otras Comunidades Autónomas de España, y finalmente saltó nuestras fronteras a distintos puntos del planeta5. De este modo ofrecen acercarse a la farmacia y solicitar una “Mascarilla 19″ a las mujeres que se encuentren en una situación de riesgo o de peligro para su integridad física, psicológica y/o sexual, tanto en su entorno familiar más cercano como en la calle.

Campaña Mascarilla-19

Según datos gubernamentales6, el incremento de las llamadas al 016 ha sido de un 41,4% y el de las consultas online del 457,9% respecto a 2019. El Whatsapp, desde que se puso en funcionamiento el pasado 21 de marzo, ha recibido un total de 2.580 consultas. Las peticiones de ayuda a los servicios de asistencia a víctimas de VG (llamadas y consultas online al 016 y servicio de Whatsapp) se elevan a un total de 29.700 durante el estado de alarma, lo que supone un aumento del 57,9% (10.892 peticiones más) respecto al año anterior. Esta prestación inició un servicio de chat a través de mensajería instantánea con psicólogas expertas en violencia de género de apoyo emocional y psicológico.

Datos del Servicio 016 desde el 14 de marzo al 20 de junio 2019-20206

Sin embargo, las denuncias por VG han descendido un 17,8 por ciento en la Comunidad de Madrid durante el segundo trimestre de 2020, según el informe trimestral del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género7. En concreto, se presentaron 5.103, lo que supone un descenso de un 17,8 por ciento, mientras que el número de mujeres víctimas (4.999) también bajó un 15,7 por ciento. La solicitud de órdenes de protección (1.212) descendió igualmente un 20,4 por ciento.

Estos datos nos indican que se han producido más casos de violencia hacia las mujeres, aunque en este panorama tan adverso, muchas de ellas no han denunciado a pesar de haber consultado o pedido ayuda. ¿Qué podemos ofrecerlas?

En Atención Primaria no hemos dejado de trabajar en ningún momento. A pesar de la situación de sobrecarga asistencial de los centros de salud, seguimos atendiendo y hemos detectado casos de maltrato. Desde la primera visita o la primera llamada, ante la sospecha procuraremos ser accesibles, tener una actitud de escucha empática y sin juicios8. La haremos saber que «la creemos». Existe el riesgo de que «perdamos» a la mujer si no se siente comprendida o no respetamos sus tiempos. Se pueden necesitar varias visitas, a veces años, hasta que pueda expresar la VG o realice cambios. La VG llega a producir afectaciones muy severas por lo que la detección es el inicio de un proceso de acompañamiento a esta mujer. Abordaremos con ella distintas etapas individualizando en cada caso: el proceso de identificación de la situación y relacionar sus síntomas de salud con la violencia, asesoramiento y adopción de las medidas oportunas en cada momento de su evolución. Es muy importante tener en cuenta que la mujer debe de ser la protagonista en la toma de decisiones para permitir que vayan sanando las distintas facetas de su salud afectadas, favorecer la recuperación de su autoestima y que retome el control de su vida8. Por lo tanto, será necesario un proceso de apoyo y un abordaje en equipo con aspectos sanitarios, psicológicos, jurídicos y sociales.

Siempre y ahora especialmente, nos preocupan las mujeres que se encuentran en una situación más vulnerable, las que no tienen dispositivos electrónicos, las que no hablan nuestro idioma, mujeres migrantes, aquellas con diversidad funcional o las personas mayores, que tienen mucha más dificultad para acceder al sistema.

En estos tiempos de la COVID en los centro de salud tenemos más dificultad para realizar “Actuaciones Comunitarias” en las que profesionales y pacientes participen. Este 25N la Dra. Alicia Díaz Revilla miembro de nuestro Gdt y médica en el Centro de Salud San Juan de la Cruz promueve la iniciativa «PROTEGIDA, NO CALLADA».
Aprovechando la importancia de llevar mascarilla que “nos protege” y jugando con esa idea, les queremos decir a las mujeres maltratadas que pueden pedir protección y que pueden contar con sus profesionales de Atención Primaria. Aunque la mascarilla nos tapa la boca podemos hablar. Les invitamos a que hablen, que nos cuenten, que no callen.

Porque los derechos humanos no son negociables, los derechos de las mujeres son irrenunciables. La violencia contra las mujeres interpela a toda la sociedad. Desde nuestro Gdt Atención a la Mujer queremos expresar que en Atención Primaria siempre, y ahora también en tiempos Covid, seguimos al lado de las mujeres que sufren VG.

Actividad Comunitaria para el 25N de Dra. Alicia Díaz Revilla en el Centro de Salud San Juan de la Cruz: PROTEGIDA, NO CALLADA.

Para más información, puedes consultar en nuestro Blog la sección Recursos para Profesionales. Violencia De Género y nuestro NO HACER: https://gdtmujersomamfyc.wordpress.com/recursos-para-profesionales/violencia-de-genero/

NO HACER Resumen
NO HACER EN CASO DE VIOLENCIA DE GÉNERO en la pareja o expareja (Gdt Atención Mujer Somamfyc)

Autora: Dra Irmina Saldaña Alonso, miembro del Gdt Atención a la Mujer de la Somamfyc

BIBLIOGRAFÍA

  1. Violencia contra las mujeres: la pandemia en la sombra: https://www.unwomen.org/es/news/stories/2020/4/statement-ed-phumzile-violence-against-women-during-pandemic#notes
  2. The impact of COVID-19 on women: https://eca.unwomen.org/en/digital-library/publications/2020/04/policy-brief-the-impact-of-covid-19-on-women
  3. COVID-19 and ending violence against women and girls: https://www.unwomen.org/en/digital-library/publications/2020/04/issue-brief-covid-19-and-ending-violence-against-women-and-girls
  4. Campaña «La violencia machista la paramos unidas»: https://violenciagenero.igualdad.gob.es/sensibilizacionConcienciacion/campannas/violenciaGobierno/todoSaldraBien/home.htm
  5. Mascarilla-19: Farmacias al servicio de las víctimas de violencia de género: https://www.portalfarma.com/Profesionales/consejoinforma/Paginas/2020-mascarilla-19-farmacias-violencia-genero.aspx
  6. Las peticiones de asistencia a víctimas de violencia de género durante el estado de alarma se elevan a 29.700, un 57,9% más que el año anterior: https://www.lamoncloa.gob.es/serviciosdeprensa/notasprensa/igualdad/Paginas/2020/220620-viogen.aspx
  7. Las denuncias por violencia de género bajan un 17,8% en Madrid: https://www.europapress.es/madrid/noticia-denuncias-violencia-genero-bajan-178-madrid-20201002111230.html
  8. Irmina Saldaña Alonso, Alicia Díaz Revilla. «Doctora, no puedo con mi alma»: mujer con malestares y violencia de género. Monográfico AMF mayo 2020 Mujer y Salud: https://amf-semfyc.com/web/article_ver.php?id=2676

Curso Abordaje de la #ViolenciaDeGénero en la pareja y expareja del Gdt Atención a la @MujerSomamfyc y @rqgb de la Universidad de Luxemburgo

Imagen

Curso (ON LINE) GRATUITO, esta diseñado para conferir conocimientos y habilidades para la detección de situaciones de violencia de género en la pareja y expareja.

Inscripción gratuita hasta el 20 de octubre a través del campus virtual SOMAMFYC:  https://campus.somamfyc.com/

Grupo 1: Inicio curso: 1 de noviembre de 2020, Finaliza: 31 de enero de 2021

Grupo 2: Inicio curso:  1 de febrero de 2021, Finaliza: 30 de abril de 2021

Los cursos constan de 6 módulos, a los que se dará acceso progresivo cada dos semanas. El programa abordará:

  1. La violencia de género como un problema de salud.
  2. Prevención y detección temprana.
  3. Abordaje de la violencia de género en Atención Primaria.
  4. Recursos.
  5. Ética, confidencialidad y conflictos. Marco legal.
  6. Violencia de género y COVID-19.

Dirigido a Médicas/os de Familia y Residentes de MFyC

La Coordinadora del curso distribuirá al alumnado aleatoriamente a un grupo o a otro por orden de inscripción.

Esta formación forma parte de un estudio de investigación sobre la eficacia de la formación on line sobre violencia de género, aprobado por el comité de Ética (ERP 20-065-C E-DOVER)

Día contra todas las formas de #ViolenciaDeGénero #25N #AtenciónPrimaria #AtréveteAPreguntar

VG AMOR NO ES POSESION

La violencia de género es un grave problema de salud pública en nuestro medio, tanto por su magnitud, por su gravedad y sus repercusiones. Según la definición de la Asamblea General de la Naciones Unidas denominamos Violencia de Género (VG) a “todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o privación de la libertad, tanto si se producen en la vida pública, como en la vida privada.Entre los distintos tipos de VG la que se produce por la pareja o expareja es la más frecuente.

En Atención Primaria tenemos la oportunidad y la responsabilidad de detectar, registrar, intervenir y acompañar a las mujeres que la sufren. En Violencia de Género, no existe un perfil de víctima ni de agresor, sino que cualquiera puede sufrir una situación de maltrato o ser el causante. Ha habido avances, pero a pesar de la publicidad y visibilidad sigue detectándose poco y registrándose aún menos casos. Hay muchos obstáculos institucionales, personales, profesionales que favorecen que así sea, y en los que en ocasiones nos escudamos. Las mujeres maltratadas sienten vergüenza de sufrir violencia y se sienten culpables por ello, lo que dificulta que saquen a la luz su problema y pidan ayuda.

Las mujeres que sufren violencia están inmersas en un proceso que se va instaurando de manera progresiva, adoptando diferentes formas. A medida que progresa, se hace más grave y las repercusiones sobre su salud son más severas. Aparecen síntomas que se relacionan con la frecuencia y gravedad del maltrato. Los efectos sobre su salud pueden darse a corto, medio y/o largo plazo, y como consecuencia, a las mujeres maltratadas que atendemos en consulta no las «vemos» si no estamos dispuestos a mirar con una perspectiva de género. Hemos de saber relacionar sus “malestares” con la posible situación de maltrato.

Tiene consecuencias diversas para su salud que van desde el asesinato, las lesiones físicas, deterioro de la salud mental, afectación de la salud sexual y reproductiva (violaciones, embarazos no deseados y/o infecciones de transmisión sexual), malestares y síntomas difusos como dolor de espalda, mialgias o artralgias, cefaleas, pérdida de apetito, problemas digestivos (dolor abdominal, desórdenes gastrointestinales, colon irritable). Es frecuente el aislamiento de las mujeres de sus amistades, familia, y grupos sociales.

Debemos valorar cada caso de manera individual. Una opción ante la sospecha es hacer alguna de las preguntas introductorias sobre cómo es su relación de pareja y si se siente bien tratada. Si la mujer nos confirma el maltrato o refiere que la relación es mala, podríamos preguntarle si alguna vez ha sentido miedo de su pareja. Se trata de una pregunta con gran capacidad para predecir malos tratos.

 preguntar por VG

Nuestra responsabilidad profesional no debe limitarse a la detección. Desde la primera visita ante la sospecha procuraremos ser accesibles, tener una actitud de escucha empática y sin juicios. La violencia de género llega a producir afectaciones muy severas por lo que la detección es el inicio de un proceso de acompañamiento a esta mujer. Abordaremos con ella distintas etapas individualizando en cada caso: el proceso de identificación de la situación y relacionar sus síntomas de salud con la violencia, asesoramiento y adopción de las medidas oportunas en cada momento de su evolución. Es muy importante tener en cuenta que la mujer debe de ser la PROTAGONISTA en la toma de decisiones para permitir que vayan sanando las distintas facetas de su salud afectadas, favorecer la recuperación de su autoestima y que retome el control de su vida. Por lo tanto, será necesario un proceso de apoyo y un abordaje en equipo afrontando aspectos sanitarios, psicológicos, jurídicos y sociales.

Es fundamental realizar una valoración completa de la situación de la mujer que sufre VG. Analizaremos si es consciente o no del proceso que está sufriendo, si hay riesgo vital, los tipos de violencia a los que está expuesta (física, psíquica, sexual), el tiempo de evolución, las diversas esferas afectadas de su salud, si existe violencia a menores a su cargo, si presenta alguna vulnerabilidad que complica su situación (como por ejemplo en las mujeres con discapacidad, mujeres sin apoyos socioecómicos), si se plantea denunciar, el momento del ciclo de la violencia y la etapa del proceso de cambio según el modelo de Prochaska y Diclemente como hacemos con otros procesos de salud.

 

VALORACION VG

En el Grupo de Trabajo Atención a la Mujer creemos firmemente que el sistema sanitario y en concreto Atención Primaria, como puerta de entrada del mismo, tenemos un papel muy importante. Por lo tanto, precisamos más FORMACIÓN para poder detectar y acompañar convenientemente a las mujeres que sufren este grave problema. Como profesionales de la salud cuanta más sensibilidad y más conocimiento tengamos: más BÚSQUEDA ACTIVA haremos, más FAVORECEREMOS LA CONFIDENCIA para que nos hablen de su problema, OCUPÁNDONOS DE SUS PROGRESOS que alentaremos, detectaremos más y de manera más precoz, EVITAREMOS LA CRONICIDAD, y tendremos más seguridad para abordarlo y tratarlo.

En nuestro Blog Salud “Salud Mujer y Atención Primaria” contamos con la sección de Violencia de Género en Recursos para Profesionales. En particular sobre violencia sexual y abordaje en Atención Primaria, mutilación genital femenina, y violencia de pareja o expareja hacia las mujeres: https://gdtmujersomamfyc.wordpress.com/recursos-para-profesionales/violencia-de-genero/

Resaltamos el documento NO HACER en violencia de género en la pareja o expareja: https://gdtmujersomamfyc.wordpress.com/recursos-para-profesionales/violencia-de-pareja-hacia-las-mujeres/

Podéis consultar las entrevistas completas de la Dra Alicia Díaz Revilla y la Dra Irmina Saldaña Alonso, miembros del Gdt Atención a la Mujer que profundizan en este asunto:

https://www.icomem.es/comunicacion/entrevistas/20/Dra-Alicia-Diaz-Revilla-Los-profesionales-de-Atencion-Primaria-somos-el-primer-contacto-con-las-mujeres-y-un-valioso-recurso-para-la-deteccion-de-la-violencia-de-genero-

http://www.medicosypacientes.com/articulo/dra-irmina-saldana-alonso-es-necesario-que-la-violencia-de-genero-deje-de-ser-invisible-en

«Abordaje de la Violencia de Género en Atención Primaria» 12 de noviembre en el Colegio de Médicos de Madrid.

InkedIMG_20191025_203811_LI

 

En Violencia de Género, no existe un perfil de víctima ni de agresor, sino que cualquiera puede sufrir una situación de maltrato o ser el causante. Para su detección, es clave el papel de Medicina en Atención Primaria y su implicación en un problema de salud que cada vez tiene una mayor dimensión sanitaria y social.

La Dra. Alicia Díaz Revilla y la Dra. Irmina Saldaña Alonso, médicas de Familia y miembros del Grupo de Trabajo de Atención a la Mujer de la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria (SoMaMFyC), son las docentes del curso de Actualización Científica «Abordaje de la Violencia de Género en Atención Primaria» que se celebra el 12 de noviembre en el Colegio de Médicos de Madrid.

 

EIDe22QWsAE1dIP

 

En la entrevista publicada el 3 de octubre por el ICOMEM reivindica una respuesta integral ante este tipo de violencia y mejorar la formación de los especialistas que se enfrentan a este tipo de situaciones. «Las y los profesionales de Atención Primaria, somos el primer contacto con las mujeres y un valioso recurso para la detección de la violencia de género«.

Puedes leer la entrevista completa aquí: https://www.icomem.es/comunicacion/entrevistas/20/Dra-Alicia-Diaz-Revilla-Los-profesionales-de-Atencion-Primaria-somos-el-primer-contacto-con-las-mujeres-y-un-valioso-recurso-para-la-deteccion-de-la-violencia-de-genero-

VIOLENCIA SEXUAL EN EL ÁMBITO LABORAL

La violencia sexual es definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “todo acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual, los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados, o las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una persona mediante coacción por otra persona, independientemente de la relación de ésta con la víctima, en cualquier ámbito, incluidos el hogar y el lugar de trabajo”1. Según la última estadística recogida por el Instituto de la Mujer en 2017 un 95,7% de los delitos contra la libertad e indemnidad sexual son cometidos por hombres2. Así, estamos ante un tipo de violencia ejercida predominantemente contra la mujer y, por lo tanto, hablaremos de la violencia sexual como un tipo de violencia de género.

 

La violencia sexual en el ámbito laboral es aquel tipo de violencia sexual que se desarrolla en el entorno laboral y que está tipificada por el Código Penal español3. El Convenio de Estambul (“Convenio del Consejo de Europa sobre la prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica”)4, aprobado en 2011 y ratificado y publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en 20145, indica que la violencia de género no se da solo en el ámbito familiar, de la pareja o ex-pareja. Así, la Ley Integral de Violencia de Género de la Comunidad de Madrid de 20056 ya incluía el acoso sexual laboral como un tipo de Violencia de Género. Sin embargo, y a pesar de las cifras que tenemos registradas, la Ley de Violencia de género Estatal7 no incluye el acoso sexual como un tipo de violencia de género, cosa que creemos esencial que se modifique para poder poner fin a este problema.

 

Gracias a la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer de 20158 pudimos aproximarnos a la extensión del problema de la violencia sexual por parte de las parejas, exparejas o terceros. La Macroencuesta concluyó que un 13,7% de las mujeres residentes en España mayores de 16 años han sufrido algún tipo de violencia sexual a lo largo de su vida. Asimismo, se estima que solamente un 3% de las mujeres que sufren acoso en España denuncian a su acosador9.

 

Existen tres tipos de acoso sexual laboral, a saber10:

  1. Coerción sexual: situaciones en las que las condiciones del empleo de la mujer acosada dependan de la cooperación sexual de ésta con el acosador o sus cómplices. Ejemplos de estas conductas serían el chantaje sexual, la amenaza de despido si no se mantienen relaciones sexuales con el acosador, etc.
  2. Atención sexual no deseada: expresiones de tipo romántico o sexual que no son bienvenidas, no son correspondidas y son ofensivas para la mujer que las recibe. Este tipo de acoso conlleva aproximaciones de tipo sexual, pero no implica recompensas profesionales o amenazas para forzar el cumplimiento de las mismas. Algunos ejemplos serían tocamientos no deseados, abrazos, caricias y solicitudes persistentes de citas por parte de un compañero de trabajo a pesar de la negativa de la mujer.
  3. Acoso ambiental: es el más frecuente de los tres. Se trata de actitudes insultantes, hostiles y degradantes hacia los miembros de un género, habitualmente el femenino. Este tipo de acoso engloba un amplio rango de comportamientos verbales y no verbales que no pretenden conseguir beneficios sexuales, pero que generan un clima de desigualdad para ambos géneros. Ejemplos de este tipo de conductas serían hacer chistes sobre mujeres o sobre que las mujeres no saben cómo liderar en el espacio de trabajo.

 

Figura 1. Relación entre comportamientos discriminatorios, discriminación de

sexo, acoso sexual, acoso de género y acoso ambiental.

sexual harassment

 

La repercusión mediática de este tipo de violencia de género se ha incrementado enormemente desde el nacimiento del movimiento Me Too en 2017. Dicho movimiento surgió para denunciar públicamente la agresión sexual y el acoso sexual laboral, a raíz de las acusaciones de abuso sexual contra el productor de cine y ejecutivo estadounidense Harvey Weinstein. En el mundo biomédico ha ocurrido algo similar a raíz de la publicación en 2018 del informe titulado “Acoso sexual hacia las mujeres. Clima, cultura y consecuencias en Ciencias, Ingenierías y Medicina”, redactado por la National Academy of Sciences, Engineering and Medicine10. Dicho informe concluyó que “más de un 50% de las docentes y las mujeres del personal de la universidad y entre un 20-50% de las estudiantes han experimentado o sufren conductas de acoso sexual en el ámbito académico”. Asimismo, el informe concluye que este tipo de acoso es más frecuente entre las estudiantes de Medicina que el resto de estudiantes10.  Estos datos, cuanto menos alarmantes, han causado un fuerte impacto en la comunidad científica y de ellos se han hecho eco importantes revistas como el New England11, el JAMA12 o el Lancet de febrero de 201913, redactado exclusivamente por mujeres sobre temas relacionados con género y feminismo.

 

Conocer la percepción social sobre la violencia sexual en el ámbito laboral es fundamental para mejorar el diseño de las políticas públicas dirigidas a la erradicación de la violencia de este tipo14. Un entorno social que acepta o incluso apoya la violencia sexual en alguna circunstancia, contribuye a crear un clima de tolerancia que facilita que los agresores mantengan su conducta y dificulta que las víctimas revelen la violencia sufrida14. Asimismo, la percepción social de que este fenómeno es raro puede incrementar paradójicamente la estigmatización y dificultar el proceso de denuncia15. Por otra parte, el desconocimiento del carácter machista de algunas actitudes en el lugar de trabajo, contribuye a la perpetuación del acoso sexual laboral y la imposibilidad de acabar con estas conductas. Mejorar la consciencia social sobre este fenómeno, bajando el umbral de tolerancia que tenemos hacia el mismo, contribuiría a visibilizar muchos más casos de acoso sexual y a disminuir el número de conductas de este tipo en el ambiente laboral.

 

Figura 2. Consciencia social sobre el acoso sexual

iceberg violencia

 

 

Así, la erradicación de la violencia sexual no puede lograrse sin abordar las actitudes sociales que la toleran o justifican14. Sin embargo, a nivel nacional, únicamente hemos encontrado en la bibliografía un trabajo del año 2018 realizado la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género14 que midió la percepción social de la violencia sexual en el ámbito laboral. Dicho trabajo concluyó que entre un 2,4% y un 4,8% de los encuestados consideran que las mujeres inventan, exageran o promueven el acoso sexual; entre un 6,1% y un 8,4% consideran que el acoso sexual es un comportamiento romántico inherente a los hombres; y entre un 33,4% y un 40,9% de los encuestados muestran algún grado de acuerdo con que la mujer es la responsable de controlar y frenar el acoso sexual que sufre14. Este estudio es una primera aproximación a los factores que contribuyen a la perpetuación del acoso sexual laboral.

Siguiendo la línea de este trabajo, un grupo de residentes del Área Sur del Servicio Madrileño de Salud nos hemos propuesto diseñar un estudio para medir la percepción de los trabajadores de nuestra Área de Salud sobre el acoso sexual en el ámbito laboral. Asimismo, desde el Grupo de Trabajo de Atención a la Mujer consideramos esencial que se hagan protocolos en los centros de trabajo y se eduque en la equidad y la igualdad de género para erradicar ésta y todas las formas de violencia de género.

Autora: Ana Pereira Iglesias, residente de la especialidad de MFyC

 

BIBLIOGRAFÍA

 

  1. Organización Panamericana de la Salud, Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud. (2002). Informe mundial sobre la violencia y la salud: resumen.
  2. Instituto de la Mujer (s/f). Extraído el 12 de junio de 2019, de http://www.inmujer.gob.es/MujerCifras/Violencia/DelitosLibertadSexual.htm
  3. Ley Orgánica 15/2003, de 25 de noviembre, por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal. Extraída el 12 de junio de 2019, de http://www.boe.es/boe/dias/2003/11/26/pdfs/A41842-41875.pdf
  4. Convenio de Estambul sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica. (2011). Extraído el 12 de junio de 2019 de https://rm.coe.int/1680464e73
  5. Boletín Oficial del Estado. Instrumento de ratificación del Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra la mujer y la violencia doméstica. (2014). Extraído el 12 de junio de 2019 de https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2014-5947
  6. Ley 5/2005, de 20 de diciembre, Integral contra la Violencia de Género de la Comunidad de Madrid. (2005). Extraído el 12 de junio de 2019 de http://www.madrid.org/wleg_pub/secure/normativas/contenidoNormativa.jsf?opcion=VerHtml&nmnorma=3351&cdestado=P#no-back-button
  7. Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. (2004). Extraído el 12 de junio de 2019 de https://www.boe.es/buscar/pdf/2004/BOE-A-2004-21760-consolidado.pdf
  8. De Miguel, V. (2015). Macroencuesta de violencia contra la mujer 2015. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Centro de Publicaciones.
  9. Pernas, B., Olza, J., & Román, M. (2000). El alcance del acoso sexual en el trabajo en España. Paralelo.
  10. National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine (2018). Sexual harassment of women: climate, culture, and consequences in academic sciences, engineering, and medicine. National Academies Press.
  11. Dzau, V. J., & Johnson, P. A. (2018). Ending sexual harassment in academic medicine. New England Journal of Medicine379(17), 1589-1591.
  12. Hopkins, J. (2018). Sexual harassment of US women in science is widespread and is worst in medicine, report says. The British Medical Journal, 361:k2603.
  13. Choo, E. K., Byington, C. L., Johnson, N. L., & Jagsi, R. (2019). From #MeToo to #TimesUp in health care: can a culture of accountability end inequity and harassment? The Lancet393(10171), 499-502.
  14. Delegación del Gobierno para la Violencia de Género (2018). La Percepción Social de la Violencia Sexual. Centro de publicaciones del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
  15. Pérez, R., & Rodríguez, C. (2013). Un análisis del concepto de acoso sexual laboral: reflexiones y orientaciones para la investigación y la intervención social. Cuadernos de relaciones laborales31(1), 195-219.

Taller «Abordaje Violencia Género en Atención Primaria» en el XXVII Congreso SoMaMFyC

La violencia de pareja hacia las mujeres es un problema de salud pública en nuestro medio, tanto por su magnitud como por su gravedad. En Atención Primaria tenemos la oportunidad y la responsabilidad de detectar, registrar, intervenir y acompañar a las mujeres que la sufren. ¿Detectas estos casos? ¿Preguntas a tus pacientes por el trato y el apoyo que reciben en sus relaciones de pareja? ¿Conoces las fases por las que pasa una mujer que sufre maltrato? ¿Conoces cómo y cuándo debería comunicarse al juzgado?

Mañana 11 de abril en el XXVII Congreso SoMaMFyC compartiremos un taller para trabajar de manera dinámica y en pequeños grupos algunas de las habilidades necesarias para un abordaje de Violencia de Género en la pareja o ex-pareja en Atención Primaria.

En nuestro Blog podéis encontrar en «Recursos para profesionales» la sección «Violencia de pareja o ex-pareja hacia las mujeres». Allí está colgado el «NO HACER EN VIOLENCIA DE GÉNERO», y amplia bibliografía sobre este tema: https://gdtmujersomamfyc.wordpress.com/recursos-para-profesionales/violencia-de-pareja-hacia-las-mujeres/

NO HACER 2017

Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina

El 6 febrero es el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina (MGF). La Organización de Naciones Unidas (ONU) llama a acciones concretas para eliminarla y acabar con el dolor de decenas de millones de mujeres y niñas que pasan por esa experiencia traumática, y que les deja consecuencias físicas, psicológicas y sociales para el resto de su vida. Según sus datos al menos 200 millones de niñas y mujeres han sido sometidas a la mutilación genital femenina y 68 millones de niñas la sufrirán de aquí a 2030.

 

 

Aunque hemos avanzado en la visibilización de este problema, aún falta sensibilización y formación de los profesionales sanitarios del sistema sanitario, tenemos una carencia de recursos económicos y humanos destinados a este problema y, constatamos un déficit de implicación por parte de las administraciones públicas en este problema.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica en cuatro tipos de procedimientos la mutilación genital femenina:

  • Tipo 1 – Clitoridectomía: resección parcial o total del clítoris (órgano pequeño, sensible y eréctil de los genitales femeninos) y, en casos muy infrecuentes, solo del prepucio (pliegue de piel que rodea el clítoris).
  • Tipo 2 – Excisión: resección parcial o total del clítoris y los labios menores (pliegues internos de la vulva), con o sin excisión de los labios mayores (pliegues cutáneos externos de la vulva).
  • Tipo 3 – Infibulación: estrechamiento de la abertura vaginal, que se sella procediendo a cortar y recolocar los labios menores o mayores, a veces cosiéndolos, con o sin resección del clítoris (clitoridectomía).
  • Tipo 4 – Todos los demás procedimientos lesivos de los genitales externos con fines no médicos, tales como la perforación, incisión, raspado o cauterización de la zona genital.

En julio de 2017 se presentó la Guía de Actuaciones Sanitarias Mutilación Genital Femenina de la Comunidad de Madrid con el objetivo de promover y unificar las acciones a seguir en la Comunidad de Madrid para la prevención de la MGF y la atención a las mujeres que han sido mutiladas desde un abordaje de Salud Pública con un enfoque de equidad de género, de derechos humanos e interculturalidad.

Los objetivos específicos de esta guía son: Facilitar instrumentos al colectivo de profesionales sanitarios para la atención a mujeres con MGF y niñas en riesgo; Informar, sensibilizar y formar al colectivo de profesionales del sistema sanitario sobre la importancia de la prevención de la MGF y la correcta atención a mujeres ya mutiladas; Sensibilizar a la población procedente de países donde se practica la MGF y los problemas de salud que ocasiona para favorecer su prevención.

Dicha guía fue elaborada por un grupo de trabajo interdisciplinar e intersectorial constituido a instancia de la Red de Prevención de la Mutilación Genital Femenina de la Comunidad de Madrid, impulsada por Médicos del Mundo en la que participan la Dirección General de Salud Pública, Servicio Madrileño de Salud, Ayuntamiento de Madrid, Ayuntamiento de Parla, Lasexologia.com, Unión de asociaciones Familiares (UNAF), Save a Girl Save a Generation, Médicos del Mundo, Sexólogos sin fronteras, Federación de Mujeres Progresistas, Sociedad Madrileña de Medicina Familiar y Comunitaria, Asociación Madrileña de Pediatría de Atención Primaria , Asociación Madrileña de Matronas y Asociación Madrileña de Salud Pública.

Desde el Grupo de Atención a la Mujer de la Somamfyc trabajamos para potenciar la sensibilización, la formación y la capacidad de intervención en esta forma de violencia de género desde nuestro sistema público de salud y en concreto en Atención Primaria. Nuestro objetivo es seguir mejorando la prevención, la detección y la atención a las mujeres, niñas y familias en riesgo o que ya han sufrido este problema de tanta envergadura.

En este enlace se puede descargar la Guía de Actuaciones Sanitarias Mutilación Genital Femenina de la Comunidad de Madrid 2017.

La Guía de Actuaciones Sanitarias Mutilación Genital Femenina de la Comunidad de Madrid también está accesible en este enlace: https://www.madrid.es/UnidadesDescentralizadas/IgualdadDeOportunidades/Publicaciones/Mutilaci%C3%B3n%20genital%20femenina/Guia_actuaciones_sanitarias_MGF.pdf

 

 

A %d blogueros les gusta esto: